Impresionismo

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en Letras

Por impresionismo conocemos al movimiento artístico que representa, a través de la pintura, la impresión visual que ofrece la luz al iluminar y caer sobre un lugar, espacio, persona u objeto.

El movimiento impresionista se desarrolló a mediados del siglo XIX, principalmente en Francia, y luego se extendió por el resto de Europa. Tuvo su mayor auge en la pintura, y en menor medida en el resto de las expresiones artísticas. De allí que se considere un movimiento casi en su totalidad pictórico.

Los artistas impresionistas quisieron recrear a través de la pintura la luz natural que iluminaba todo aquello que observaban, y que generaba una impresión particular a medida que se hacía más brillante o tenue, recreando una misma imagen con diferentes tonalidades. Por tanto, los artistas pintaban aquello que destacaba visualmente, sin dar mayor detalle a las figuras reales.

Lo importante para el artista impresionista es representar el efecto lumínico en sí mismo en un momento determinado, bien se trate de un paisaje, retrato, objeto, entre otros. La luz es la encargada de definir las figuras e imágenes a pintar.

El romanticismo fue un movimiento artístico que antecedió al impresionismo, que nació como una reacción en contra de la Ilustración y el Neoclasicismo. Se caracterizó por darle importancia a la expresión de los sentimientos y tuvo lugar entre finales del siglo XVIII y mediados del siglo XIX.

Aunque entre el romanticismo y el impresionismo existe una amplia distancia temporal, ya se destacaban algunos pintores que habían centrado sus obras en diversas técnicas para la representación de paisajes y la luz, entre ellos Joseph Mallord William Turner.

También destaca la escuela de Barbizon, relacionada con el realismo, un movimiento vigente para la época. Dichos antecedentes fueron más tarde ampliamente desarrollados por los impresionistas.

Mnet, Almuerzo sibre la hierba
Almuerzo sobre la hierba, Édouard Manet (1863). Es considera como una de las primeras obras que representa el movimiento impresionista.

En el año 1863, en el llamado Salón de los rechazados ubicado en París, fue expuesto el cuadro Almuerzo sobre la hierba del pintor Édouard Manet (1832-1883), obra que generó un gran escándalo entre los presentes debido a la imagen de un desnudo de una mujer común, desprovista de los atributos de una diosa o figura mitológica.

Particularmente, Manet no se consideraba un artista impresionista ni formó parte del denominado Grupo Impresionista. Sin embargo, los especialistas lo han considerado como parte de los representantes más destacados de este movimiento junto a:

  • Camille Pissarro (1830-1903),
  • Edgar Degas (1834-1917),
  • Alfred Sisley (1839-1899),
  • Paul Cézanne (1839-1906),
  • Claude Monet (1840-1926),
  • Jean-Fréderic Bazille (1841-1870),
  • Pierre-Auguste Renoir (1841-1919),
  • Mary Cassat (1844-1926), entre otros.

El impresionismo puede ser considerado como el movimiento artístico antecesor de las vanguardias, esto se debe a la ruptura de los esquemas anteriores y por presentar nuevas maneras de capturar y transmitir la luz y las imágenes empleando en gran medida los colores primarios y poco los tonos oscuros.

Origen del nombre

Impresión, sol naciente. Monet
Impresión, sol naciente, Claude Monet (1873-1874). Fue una de las obras que generó mayor exaltación en la primera exposición de artistas impresionistas, y de la cual deriva el nombre de este movimiento artístico.

En el año 1873 se conformó la Sociedad Anónima de pintores, escultores y grabadores (Société Anonyme Coopérative des Artistes, Peintres, Sculpteurs, Graveurs), con el fin de organizar exposiciones.

Entre el 15 de abril y el 15 de mayo del año 1874, en París, una vez conformada dicha Sociedad se llevó a cabo el primer Salón de los Rechazados, con 39 exponentes, en el salón del fotógrafo Nadar, ya que, los artistas conocidos como los rechazados no podían exponer en el Salón Oficial.

En dicha exposición fue expuesto el cuadro Impresión, sol naciente (1873-1874) de Claude Monet, el cual recibió diversos comentarios, incluyendo una crítica peyorativa por parte de Louis Leroy, quien denominó como “impresionista” a este nuevo movimiento artístico.

De esta manera surgió el nombre de un tipo de representación artística que se caracterizó por el continuo intento de plasmar la luz, brillo y resplandor, pero sin detenerse de manera cuidadosa en las formas y detalles de las líneas o figuras.

Contexto histórico

Camile Pissarro
Boulevard Montmartre, Morning Grey Weather (1897), Camille Pissarro. Fue un artista que se caracterizó por pintar escenas urbanas y campesinas.

El impresionismo nació en medio de un contexto histórico de mucha convulsión debido a los diversos cambios sociales, políticos y económicos que fueron sucediendo en Europa entre finales del siglo XVIII e inicios del XIX, como la revolución industrial, reformas burguesas, restauración de los movimientos sociales, nuevo orden de las clases sociales, entre otros.

Esto conllevó a los artistas a replantearse la manera en que era expuesta la realidad a través del arte, en la cual se representaba un espacio, personajes, sentimientos y demás hechos que cumplían con la función de enviar un mensaje al espectador. Por tanto, la concepción del arte y su función sufrió cambios.

Los artistas impresionistas decidieron romper con los esquemas estilísticos tradicionales para dar paso a nuevas miradas y estilos artísticos que permitiesen exponer sus percepciones, los paisajes y la luz según se apreciara.

Los impresionistas se reunieron y comenzaron a organizar sus propias exposiciones. Sus obras obviamente exponían otro tipo de expresión artística protagonizadas por pinceladas llenas de colores puros que prescindían de los tonos oscuros. La luz era la encargada de delinear las formas y paisajes.

Tras la primera exposición realizada en París en 1873, el movimiento impresionista tomó posición entre los movimientos artísticos y fue el preámbulo para el posterior surgimiento de las vanguardias.

Características del impresionismo

Edgar Degas
Ensayo, Edgar Degas (1878-1879). Fue uno de los artistas fundadores del impresionismo, aunque en varias ocasiones negó seguir dicha tendencia artística.

A continuación se mencionan las principales características del impresionismo:

  • Se representa y expone la percepción visual que tiene el artista sobre la luz natural que recae sobre un paisaje, objeto o persona en momento determinado.
  • Amplio uso de colores primarios y puros que aportan luz a la obra.
  • Se aplica la yuxtaposición de colores a través de las pinceladas, de esta manera se evita el uso la mezcla de colores.
  • Pinceladas muy marcadas que definen el movimiento y naturalidad de las formas y de los paisajes.
  • Se hace una amplia representación de los paisajes, incluso, capturados y pintados a diferentes horas del día para exponer las diversas tonalidades de luz y de la percepción de dicho espacio.
  • Escaso uso de los tonos oscuros.
  • Juegos de colores para reflejar la luz en un instante determinado.
  • Los artistas trabajaron la técnica de la pintura al aire libre.
  • Se difuminan los contornos, no se trazan líneas, de esta manera las imágenes se diluyen delicadamente.
  • No se toman en cuentan los detalles minuciosos.

Vea también Vanguardismo.

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en letras de la Universidad Central de Venezuela (2008), con Maestría en Gestión y Políticas Culturales (2016) y diplomado de Edición de libros (2011).