José de San Martín

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en Letras

José Francisco de San Martín y Matorras fue un político y militar que luchó, junto con otros líderes, por las independencias de Argentina, Chile y Perú, incluso, también participó en la independencia de Bolivia.

San Martín es considerado como uno de los héroes más destacados de América, de quien se destaca tanto su carácter e integridad, como su gran experiencia militar que le valió la libertad a de los pueblos hispanoamericanos por los cuales se enfrentó en el campo de batalla.

Primeros años

José Francisco de San Martín y Matorras nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, a orillas del río Uruguay, en el Virreinato del Río de la Plata, actual Argentina.

Su padre fue el español Juan de San Martín, teniente gobernador del departamento de Yapeyú, y quien también sirvió como militar para la Corona española. Su madre, Gregoria Matorras, también era una ciudadana española. San Martín fue el menor de cinco hermanos nombrados como María Elena, Manuel Tadeo, Juan Fermín y Justo Rufino.

Cuando apenas contaba con tres años, su familia se trasladó a residir en Buenos Aires entre los años 1781 y finales de 1783. Luego, volvieron a trasladarse, pero esta vez para España, donde vivió varios años.

Matrimonio

El 12 de noviembre de 1812, meses después de que José de San Martín llegara a Buenos Aires, se casó con María de los Remedios de Escalada, una joven nacida en Buenos Aires el 20 de noviembre de 1797.

San Martín tuvo junto a su esposa una hija llamada Mercedes Tomasa San Martín y Escalada, quien nació en Mendoza el 24 de agosto de 1816, y falleció en Francia en 1875, donde vivió con su padre tras exiliarse en París desde el año 1830. Mercedes se casó y tuvo dos hijas, también nacidas en Francia.

Por otro lado, María de los Remedios de Escalada pertenecía a una familia de gran prestigio social y económico, que era vinculada con la causa patriótica. Fue gracias a sus influencias que pudo ser creado el Regimiento de Granaderos a Caballo.

Asimismo, Remedios es recordada por haber fundado la Liga Patriótica de Mujeres en Mendoza, cuya finalidad era ofrecer ayuda al recién conformado Ejército de los Andes.

Falleció el 3 de agosto de 1823, y sus restos reposan en el Cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires.

Formación militar y política

Retrato de San Martín
Retrato de José de San Martín (1828).

Desde temprana edad José de San Martín mostró cualidades para el estudio y el desarrollo de una próspera y activa carrera militar.

En el año 1787, ingresó al Seminario de Nobles de Madrid donde estudió materias básicas para su desenvolvimiento personal como matemáticas, ciencias naturales, francés, latín, retórica, entre otros.

Luego, en julio de 1789 inició su formación y carrera militar al ingresar como cadete en el Regimiento de Murcia, justo cuando iniciaba el proceso de la Revolución francesa. Esto lo conllevó a luchar en Orán (África), en la campaña Melilla, en contra de los moros.

Más tarde, en 1793, San Martín participó en los enfrentamientos de los Pirineos tras los que fue ascendido a subteniente 2°. Al año siguiente, en 1794 logró el grado de subteniente 1° y, de esta manera fue ascendiendo de manera continua hasta que en 1804 consiguió el grado de capitán 2° y participó en varios enfrentamientos.

En 1808, las tropas de Napoleón Bonaparte habían invadido a España, por lo que fue establecido una Junta Central de Gobierno que actuó desde Sevilla y luego desde Cádiz. San Martín formó parte de esta Junta y eso le valió el cargo de ayudante 1° del Regimiento de Voluntarios de Campo Mayor.

No obstante, al poco tiempo fue distinguido como teniente coronel gracias a sus acciones durante la Guerra de Independencia Española, y el ejército fue condecorado con la Medalla de Oro de los Héroes de Bailén. Cabe mencionar que San Martín participó en más de una docena de enfrentamientos.

Asimismo, fue en Cádiz donde San Martín supo de la mano de James Duff, un noble escocés que lo introdujo al mundo de las logias, que se estaba gestando un plan de independencia para América del Sur.

Estos planes quedaron evidenciados tras la Revolución de Mayo, ocurrida en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810, evento tras el cual fue destituido el virrey del Virreinato del Río de la Plata y se nombró la Primera Junta de Gobierno.

Esto lo llevó a tomar la decisión, en 1811, de renunciar a su carrera militar en España y replantearse su lealtad hacia su tierra de origen.

De allí que se embarcara en septiembre de dicho año hacia Londres, donde conoció a otros compañeros de lucha como Carlos María de Alvear, Andrés Bello, Tomás Guido y José Matías Zapiola, quienes al parecer formaban parte de una Logia fundada por Francisco de Miranda y Simón Bolívar, con el fin de alcanzar la independencia de Venezuela y el resto de América.

Vea también Revolución francesa.

Retorno de San Martín a América del Sur

Oléo de José de San Martín
Retrato en óleo de José de San Martín, del pintor Francois Joseph Navez (1824).

En enero de 1812 San Martín se embarcó en la fragata británica George Canning con dirección a Buenos Aires, donde llegó en marzo de ese año a luchar por la independencia de Argentina y de otros países de América del Sur.

Ese mismo año creó, junto con Carlos María de Alvear (quien también retornó para América) la Logia Lautaro, con el fin de trabajar y planificar un proyecto de independencia para América. Otros miembros de esta Logia fueron Bernardo Monteagudo, José Matías Zapiola y Juan Martín de Pueyrredón.

Revolución de 1812

El 8 de octubre de 1812, los miembros de la Logia Lautaro dirigieron un movimiento conocido como Revolución del 8 de octubre de 1812, en contra del Primer Triunvirato por considerarlo poco decido en la lucha por la independencia.

En consecuencia fueron removidos varios de sus miembros y se formó el Segundo Triunvirato, cuyos integrantes llamaron a una Asamblea General de delegados de todas las provincias a fin de establecer una constitución y la independencia de las Provincias Unidas del Río dela Plata.

Regimiento de Granaderos a Caballo

José de San Martín llegó a Buenos Aires con una trayectoria militar bastante destacada tras las victorias y aciertos alcanzados durante su servicio en el ejército español. Esto generó algo de recelo en la Junta de Gobierno.

Sin embargo, en vista de la necesidad por fortalecer el movimiento patriota, San Martín fue aceptado como teniente coronel de caballería y le fue encargada la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo en el año 1812, destinado a resguardar las costas del río Paraná.

San Martín se dedicó a entrenar e instruir a las tropas a partir de sus conocimientos y experiencias de batalla. De esta manera, el 3 de febrero de 1813 el Regimiento obtuvo la victoria en el combate de San Lorenzo, donde vencieron a las tropas realistas.

Ejército del Norte y Plan Continental

Retrato de Manuel Belgrano
Retrato del General Manuel Belgrano.

Manuel Belgrano, militar y político argentino, había sido derrotado por los realistas en el Alto Perú (actualmente, Bolivia) en las batallas de Vilcapugio y Ayohúma. Por tal motivo, Belgrano fue sustituido como líder del Ejército del Norte por San Martín, en enero de 1814, en especial tras la victoria que éste había alcanzado en la batalla de San Lorenzo.

San Martín tuvo que recomponer un ejército devastado tras las derrotas experimentadas. Por ello se refugiaron en San Miguel de Tucumán.

Durante este proceso, también ideó un plan exitoso, el Plan Continental, que le permitió, junto con el Ejército del Norte, cruzar la Cordillera de los Andes y atacar la Ciudad de los Virreyes, Lima, por el mar y no por tierra. De allí que designara al coronel Martín Miguel de Güemes la defensa de la frontera norte.

Dicho plan tuvo como punto de partida las propuestas realizadas con anterioridad por otros jefes militares como Tomás Guido o Eustoquio Díaz Vélez, entre otros. En este sentido, San Martín complementó tales propuestas con su experiencia en la estrategia militar.

Durante este proceso, San Martín tuvo que retirarse brevemente del Ejército del Norte a causa de una enfermedad estomacal, y dirigirse hasta Saldán, actual provincia de Córdoba. Durante ese tiempo el Ejército quedó al mando el general Francisco Fernández de la Cruz.

Asimismo, en 1814 San Martín Fue nombrado como gobernador de la Intendencia de Cuyo, con sede en Mendoza, por el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Fue en esta época que vio la necesidad de independizar toda la región desde Chile e iniciar la campaña de ataque en Perú.

Sin embargo, en Chile los militares Bernardo O’Higgins y José Miguel Carrera no habían conseguido superar la fuerza realista e imponer la independencia chilena entre 1810 y 1814, periodo conocido como la Patria Vieja y se refugiaron junto con las tropas de San Martín.

Por tanto, esto dificultó los planes de San Martín de atacar a Perú desde Chile, y a su vez priorizó la necesidad de independizar dicho territorio.

Se trató de una época de derrotas. Por un lado Napoleón Bonaparte era derrotado y el rey Fernando VII volvía al poder en España imponiendo su mandato y castigando a todo aquel que estuviese en su contra.

Además, los esfuerzos por alcanzar las independencias de Chile y el Alto Perú habían sido frustradas, al igual que en Venezuela, cuyos líderes, entre ellos Simón Bolívar, debieron huir y refugiarse en Cartagena tras la persecución de las tropas realistas. El Virreinato del Río de la Plata era el único que se encontraba en mejor estado.

Gesta de los Andes

San Martín se apoyó en O’Higgins y juntos prepararon un plan de invasión aprobado por el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Juan Martín de Pueyrredón y por Gervasio Antonio de Posadas.

Entre los años 1814 y 1817 San Martín y sus aliados hicieron uso de todos los recursos que consiguieron, escasos por demás, para organizar y preparar al ejército para cruzar la Cordillera de los Andes.

El objetivo era invadir Chile y lo lograron el 12 de febrero de 1817 cuando el ejército derrotó las fuerzas realistas. Luego, el día 14 las tropas llegaron a Santiago de Chile y la Asamblea convocó un cabildo abierto. San Martín había sido nombrado como director supremo, sin embargo, rechazó el cargo y este fue concedido a O’Higgnis.

El 19 de marzo de 1818 se llevó a cabo la sorpresa de Cancha Rayada ordenada por el Virrey del Perú, Mariano Osorio, en la cual el ejército patriota perdió el enfrentamiento ante los realistas.

No obstante, San Martín logró reorganizar al ejército y pocos días después, el 5 de abril logró la victoria en la batalla de Maipú al derrotar las fuerzas realistas, en la que se recuerda el abrazo entre San Martín y O’Higgins, quien no pudo participar tras ser herido días anteriores.

Con la victoria de esta batalla se obtuvo la independencia total de Chile, y se dejaba el camino por mar abierto para luego liberar a Perú.

Liberación de Perú

Retrato de Simón Bolívar
Retrato del Libertado Simón Bolívar.

Alcanzar la independencia de Perú formaba parte de la liberación de Sur América que se encontraba en manos de la Corona española, y el Virreinato del Perú constituía una gran fuerza realista. Por ello fue prioridad independizar a Chile.

San Martín, además de tener que vencer las batallas también tuvo que sobrepasar diversos obstáculos políticos y económicos para, finalmente, preparar al ejército y embarcarse a la liberación de Perú.

El 20 de agosto de 1820 zarpó desde Valparaíso, Chile, la Expedición Libertadora del Perú, con 4500 hombres que formaban parte del Ejército libertador de los Andes y del Ejército de Chile.

El 8 de septiembre de 1820 desembarcaron en Parcas, Perú, cerca del puerto de Pisco. San Martín quiso negociar con el virrey Pezuela, pero no llegaron a ningún acuerdo. En enero de 1821 fue designado como virrey en Perú a José de la Serna, por tanto San Martín trató nuevamente de negociar pero sin éxito.

Sin embargo, luego se llevaron a cabo nuevos intentos de negociación pacífica para liberar a Perú, los cuales no obtuvieron ningún resultado positivo.

Por tanto, el 15 de julio de 1821 San Martín ocupó Lima, y el día 28 declaró solemnemente la independencia de Perú, por lo que fue nombrado como Protector de Perú.

No obstante, tras la victoria aún debió enfrentarse a grandes rivalidades, por lo que estuvo en una constante lucha por impedir la invasión del territorio liberado.

Tras la ocupación de Guayaquil, luego de las batallas de Riobamba y Pichincha, se llevó a cabo la célebre entrevista entre Simón Bolívar y San Martín, entre el 26 y 27 de julio de 1822, en la cual discutieron la conclusión del proceso libertador de América.

Se conjetura que San Martín decidió apartarse de dichos planes y por ello volvió a Lima, en septiembre se retiró de los cargos políticos y militares y volvió para Argentina.

Retiro de San Martín

Una vez que San Martín consideró que su deber había sido cumplido, se retiró tanto de la actividad política como militar. De allí que en 1823 regresó a Mendoza, y luego a Buenos Aires, donde falleció su esposa.

Más tarde, en 1824, se embarcó junto a su hija a Europa hasta que en 1831 se radicó en Francia, país donde falleció el 17 de agosto de 1850.

Vea también Simón Bolívar.

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en letras de la Universidad Central de Venezuela (2008), con Maestría en Gestión y Políticas Culturales (2016) y diplomado de Edición de libros (2011).