Propiedades de la materia


Materia es todo aquello que tiene una masa, ocupa un lugar en el espacio y se convierte en energía. Por lo tanto, las propiedades de la materia son aquellas características químicas y físicas que la componen.

Las propiedades de la materia pueden ser a su vez:

  • propiedades extensivas, que dependen de la cantidad de materia presente (como la masa y el volumen), y
  • propiedades intensivas, que no dependen de la cantidad de materia (como la dureza y la densidad).

La materia puede existir en tres estados fundamentales (cuatro, si se incluye el plasma): líquido, sólido y gaseoso.

Propiedades físicas

Las propiedades físicas son características de la materia que pueden ser observadas o medidas sin necesidad de cambiar la naturaleza química de la sustancia. Por ejemplo:

  • Masa: corresponde a la cantidad de materia medida en kilogramos (unidad de la masa) por medio de una balanza. Es una propiedad extensiva.
  • Volumen: es el espacio ocupado por la materia que se mide en metros cúbicos o litros. Es una propiedad extensiva.
  • Divisibilidad: es la propiedad que implica que la materia pueda ser dividida en varias partes.
  • Compresibilidad: reducción del volumen de la materia mediante compresión. Por ejemplo: el aire que existe en los neumáticos está comprimido.
  • Elasticidad: corresponde al regreso al volumen original de la materia luego de dejar de ser comprimida. Por ejemplo: cuando el aire sale de los neumáticos, regresa a su volumen en la atmósfera.
  • Inercia: propiedad de la materia que indica la resistencia al cambio, es decir, que mantiene su estado de reposo o de movimiento a menos que se le aplique una fuerza.
  • Propiedades organolépticas: son aquellas características que pueden ser percibidas por los sentidos, como el sabor, el color, el olor, la dureza o la textura.
  • Punto de ebullición: es la temperatura a que una sustancia hierve. Es una propiedad intensiva.

Propiedades químicas

Son características de la materia que resultan de transformaciones o reacciones químicas, por lo tanto, la estructura cambia. Por ejemplo:

  • Calor de combustión: es la energía liberada cuando un compuesto se quema completamente (combustión).
  • Estabilidad química: se refiere a la capacidad de un compuesto de reaccionar con el agua (hidrólisis) o con el aire (oxidación). Por ejemplo: una barra de hierro que se deja en la lluvia o al aire libre se corroe.

Ejercicios

1. Masa

Coloque sobre una balanza diferentes objetos, péselos, apunte y compare las diferencias. ¿Cuál es el objeto con mayor masa?

2. Impenetrabilidad y volumen

Coloque uno de los objetos mencionados en el ejercicio 1 dentro de una vasija con agua. Al verificar que el nivel de agua sube, estará delante de la característica de impenetrabilidad, así como el aumento en el nivel del agua corresponde al volumen del objeto.

3. Divisibilidad

Tome un pedazo de tiza y  golpéelo con una cuchara de madera. La tiza quedará en pedacitos, pero seguirá siendo tiza.

4. Combustión

Tomando las debidas precauciones, coloque una hoja de papel en un recipiente (preferiblemente de vidrio) y quémela. La hoja fue transformada al reaccionar con el oxígeno del aire en presencia del fuego.

5. Elasticidad y compresibilidad

Infle un globo de goma y ciérrelo. El aire que está dentro del globo está comprimido, pero el globo se ha estirado a su vez para contener el aire en su interior. Abra un agujero en el globo. ¿Qué pasa ahora?

6. Propiedades organolépticas

Vende los ojos de dos personas y pídales que adivinen los objetos que les va dando por medio de los sentidos de tacto ( textura), olfato (olor) y gusto (sabor).