Características del barroco

Revisado por Adriana Morales
Escrito por Daniela Diana

El barroco es un estilo artístico que dominó la arquitectura, la pintura, la literatura y la música en Europa e Hispanoámerica durante el siglo XVII.

Por eso, toda la cultura que corresponde a ese periodo, incluyendo las costumbres, los valores y las relaciones sociales, también se denominan como barrocas.

El barroco surgió al final del Renacimiento, y se manifestó a través del uso de detalles de gran ostentación y extravagancia entre los grupos beneficiados por las riquezas de la colonización.

A continuación, te explicamos las principales características que marcaron el período barroco.

1. Expone el gusto por lo elegante y lo extravagante

Borromini
Borromini: cúpula de la iglesia Sant’Ivo alla Sapienza (1624-1660).

La estética del arte barroco se caracterizó por ser etérea, elegante y extravagante, especialmente en las obras arquitectónicas.

Las obras tienen una manera particular de representar el equilibrio y simetría de los espacios. Por ejemplo, el uso de columnas recargadas de adornos, cúpulas con gran cantidad de ventanas, columnas con formas curvilíneas, entre otros.

2. Valorización del detalle y exceso de ornamento

Arquitectura barroca Guatemala
Iglesia de la Merced, Guatemala (1749-1767).

Se hizo un uso excesivo de recursos con el fin de dar mayor dramatismo a las representaciones artísticas y conmover al espectador.

Esto se puede apreciar, especialmente, en la arquitectura y la pintura, donde podemos ver obras a veces recargadas de adornos.

3. Búsqueda de la espiritualidad, de las sensaciones y las pasiones internas

Andrea Pozzo
Pozzo: Apoteosis de Hércules (1704-1708).

Los artistas del barroco buscaban exponer emotividad en sus obras para conmover a los espectadores.

Por esta razón hubo una gran exposición de los temas religiosos, del uso del claroscuro, del realismo y de la representación del movimiento con líneas curvas para acentuar las sensaciones

En la música se intensificaron los sonidos, en la literatura el sentido de las palabras, en la arquitectura las formas y el equilibrio y, en la pintura el uso de sombras y luces.

4. Dualismo y contradicción

Los artistas del barroco demostraron su gusto por exponer el dualismo y la contradicción de los sentimientos del ser humano. Es decir, de lo celestial con lo terrenal, de la vida y de la muerte, entre otros.

Por ejemplo, en la literatura los poetas hicieron un uso excesivo de las figuras retóricas para exponer con mayor detalle el dualismo y la contradicción de los sentimientos humanos.

5. Contraste entre luces y sombras

La cena de Emaús (1606), Caravaggio
Caravaggio: La cena de Emaús (1606).

En las diferentes expresiones artísticas del barroco se hace notorio el gusto por el contraste de luces y sombras.

En la pintura el uso del claroscuro es mucho más notorio, ya que la luz sirve para destacar la figura principal y el tenebrismo para opacar al resto de los personajes, espacios o figuras.

El tenebrismo es contraste marcado de luces y sombras a través de la iluminación forzada, como si una especie de foco iluminara un espacio en medio de la oscuridad con un rayo de luz diagonal.

En la escultura, por ejemplo, el relieve y las texturas permiten que sea notable los efectos de la luz y la sombra.

6. Sentido del movimiento

Éxtasis Santa Teresa, Bernini
Bernini: El éxtasis de Santa Teresa (1647-1652).

El uso de colores, los juegos de luz y de sombras, así como el uso de líneas curvilíneas, cóncavas y el nuevo equilibrio estético implementado, dieron a las obras mayor sentido del movimiento.

Los artistas del barroco también consiguieron hacer diversos juegos ópticos dependiendo de la posición del observador.

7. Oscuridad, complejidad y sensualismo

Las Meninas, Velázquez
Diego Velázquez: Las Meninas (1656).

Los representantes del arte barroco, en sus diversas expresiones, representaron en sus obras la complejidad, el sensualismo y los temperamentos de sus personajes. En la pintura, los rostros y las miradas representadas expresan gran diversidad de sentimientos y sensaciones que transmiten intensidad.

8. Pesimismo y desengaño

La literatura barroca se caracteriza por exponer el desengaño, es decir, se muestra la distancia que hay entre aquello que se imagina y lo que es la realidad. Los poetas exponen en sus obras la angustia de vivir entre la realidad y la imaginación.

Asimismo, en las obras se siente un gran pesimismo y tristeza originado por las difíciles circunstancias sociales, en especial la desigualdad, que se vivían en la época. Existe gran preocupación por la velocidad fugaz con la que pasa el tiempo, acercándonos muy rápido a la vejez y la muerte.

Barroco en Europa

Italia

Italia fue considerada la cuna del Renacimiento y del arte barroco donde diversos artistas se destacaron.

Caravaggio (1571-1610): Caracterizado por el carácter dramático de sus temas, Caravaggio pintó sobre temas religiosos donde exploraba el contraste entre la luz y las sombras. Entre sus obras se destacan La captura de Cristo, La flagelación de Cristo, Muerte de la Virgen, Los discípulos de Emaús, David con la cabeza de Goliat.

Bernini (1598-1680): fue un destacado escultor y arquitecto italiano. Sus obras se caracterizan por el dramatismo que le impregnó a sus obras, así como el movimiento notorio de las figuras humanas y de sus ropajes. Sus obras se encuentran en Roma y en el Vaticano, entre estas se pueden mencionar: la plaza de San Pedro, Baldaquino de San Pedro, Éxtasis de Santa Teresa, Busto del Papa Pablo V, Fuente de los cuatro ríos.

Borromini (1599-1667): Francesco Borromini fue un arquitecto y escultor italiano. Sus obras se caracterizan por el uso de la luz, de formas onduladas en los niveles superiores de las iglesias y el diseño de cúpulas ovales. También tenía gusto por decorar las fachadas con gran cantidad de elementos ornamentales, entre otros.

Entre las obras más reconocidas destacan la cúpula de la iglesia Sant’Agnes in Agone, Palacio Spada, Palacio Barberini, la cúpula de la iglesia Sant’Ivo alla Sapienza y la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane.

Andrea Pozzo (1642-1709): fue un destacado arquitecto, pintor y decorador italiano que se caracterizó por su dominio del fresco y su capacidad de crear perspectivas reales en superficies planas.

Entre sus obras destacan La Gloria de San Ignacio, Ángel de la Guarda, Apoteosis de Hércules, el techo del salón noble del palacio de Liechtenstein, en Viena, y la falsa cúpula de San Francisco Javier.

España

España fue el centro de los poetas barrocos como Francisco Quevedo, Luis de Góngora, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Baltasar Gracián y Mateo Alemán.

Estos poetas y escritores hicieron la mejor literatura del siglo XVII, asimilada por el resto de Europa a partir de la segunda mitad del siglo XVIII.

Las obras literarias del barroco español se caracterizan por el conceptismo y el cultismo. Es decir, era valorado el uso de referencias literarias para darle forma a los contenidos, así como anteponer el ingenio para exponer ciertas ideas y conceptos.

—Yo —dijo— ni sé quién soy ni quién me ha dado el ser, ni para qué me lo dio: ¡qué de veces, y sin voces, me lo pregunté a mí mismo, tan necio como curioso! Pues si el preguntar comienza en el ignorar, mal pudiera yo responderme. Argüíame tal vez, para ver si empeñado me excedería a mí mismo; duplicábame, aun no bien singular, por ver si apartado de mi ignorancia podría dar alcance a mis deseos. Tú, Critilo, me preguntas quién soy yo, y yo deseo saberlo de ti. Tú eres el primer hombre que hasta hoy he visto, y en ti me hallo retratado más al vivo que en los mudos cristales de una fuente que muchas veces mi curiosidad solicitaba y mi ignorancia aplaudía.

El Criticón, 1651. Baltasar Gracián.

Barroco en Hispanoamérica

Sor Juana Inés de la Cruz
Sor Juana Inés de la Cruz.

El barroco llegó a los países que conforman Hispanoamérica durante la época colonial entre los siglos XVII y XVIII. Estas expresiones barrocas llegaron desde España y se fueron propagando a lo largo de los virreinatos que se habían instaurado en América.

De esta manera, el barroco hispanoamericano se caracteriza por aportar características propias de las expresiones culturales propias de cada región de América. Esto se puede apreciar en diversas obras arquitectónicas, escultóricas, pictóricas y literarias.

Por ello, se puede apreciar una marcada originalidad en la expresión barroca en Hispanoamérica, compuesta por las tradiciones europeas e indígenas que buscan expresar la afirmación de una identidad. Para ello, los artistas usaron diversas técnicas que se pueden apreciar en las obras.

Las principales características del barroco en Hispanoamérica son:

  • Las obras barrocas Hispanoamericanas hacen una exaltación a lo nuevo y a la belleza natural.
  • Los artistas exponen en sus obras la búsqueda de identidad cultural tras el proceso de mestizaje y colonización.
  • Las obras exponen la influencia de la tradición artística precolombina y del mestizaje cultural de la época de la colonización.
  • En la literatura hubo un destacado uso de lenguaje rebuscado y muy adornado para exaltar la belleza de las obras e incorporar imágenes verbales, por lo que es notorio un gran uso de las descripciones metafóricas.
  • Las obras arquitectónicas tienen decoraciones recargadas con muchos detalles tanto en las fachadas como en su parte interior. Las iglesias, por ejemplo, tienen fachadas con líneas curvas e interiores decorados con gran diversidad de detalles.
  • Las esculturas eran muy ornamentadas y recargadas, inspiradas en las obras barrocas europeas de tema religioso.
  • La pintura barroca Hispanoamericana se caracterizó por introducir el uso de algunos detalles de las culturas indígenas, así como, por exponer un tono de carácter más sentimental.

Los países donde hubo un mayor auge del barroco fueron México, Perú, Panamá, Cuba, Colombia, Ecuador, Argentina y Chile.

Entre los artistas más destacados, se pueden mencionar los siguientes:

  • En literatura: Sor Juana Inés de la Cruz (poeta, 1651-1695), Carlos Sigüenza y Góngora (escritor, 1645-1700), Hernando Domínguez Camargo (poeta, 1606-1659), Juan Ruíz de Alarcón (escritor, 1581-1639).
  • En música: Antonio Salazar (músico, 1650-1715)
  • En pintura: Juan Rodríguez Juárez (pintor, 1675-1728), Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos (pintor, 1638-1711).
  • En escultura: Martín Alonso de Mesa (escultor), entre otros.

Contexto histórico del barroco (resumen)

El Concilio de Trento, realizado entre 1545 hasta 1563, causó grandes reformas en el catolicismo en respuesta a la Reforma Protestante de Martín Lutero. Así, la autoridad de la Iglesia de Roma fue poderosamente reafirmada, después de perder muchos fieles.

La Compañía de Jesús, reconocida por el papa en el año 1540, pasó a dominar casi completamente la enseñanza y ejerció un papel importante en la difusión del pensamiento católico aprobado por el Concilio de Trento.

La Inquisición, que se estableció en España a partir de 1480, amenazaba la libertad de pensamiento. Por tanto, el clima era de austeridad y represión.

Fue durante ese tiempo que se desarrolló el movimiento artístico llamado barroco, en un arte eclesiástico que deseaba propagar la fe católica.

En ninguna época como en la barroca se ha construido un número tan grande de iglesias y capillas, estatuas de santos y monumentos sepulcrales.

La Iglesia era asociada, en muchos lugares, al Estado. De esta manera, la arquitectura barroca, que antes era solo religiosa, surgió también en la construcción de palacios con el objetivo de causar admiración y transmitir poder.

Vea también:

Texto traducido y adaptado por Adriana Morales.