El barroco

Adriana Morales
Escrito por Adriana Morales
Licenciada en Letras

El barroco fue un periodo cultural y artístico que tuvo lugar entre finales del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVIII. Se desarrolló, principalmente, en Italia y el resto de Europa occidental e Hispanoamérica, a consecuencia del proceso de colonización.

El barroco fue el movimiento artístico que siguió al Renacimiento (siglos XV-XVI). Abarcó importantes procesos de carácter social, político y religioso que generaron inquietud, pesimismo y desengaño entre la población como la Reforma liderada por Martin Lutero, la Contrarreforma y el Concilio de Trento.

Estos acontecimientos influenciaron notoriamente la forma en que los artistas concebían el arte y la manera en que expresaban sus emociones y sentimientos. También dio lugar para que el estilo barroco estuviera estrechamente relacionado con la Iglesia católica, por lo que expone, en gran medida, temas religiosos.

En consecuencia, el estilo barroco se caracterizó por destacar el uso exuberante del detalle tanto en la pintura, la literatura, la escultura, la arquitectura y la música. Las obras exponían mayor dramatismo, movimiento, equilibrio y sentidos encontrados.

El barroco se puede dividir en tres periodos, el barroco temprano (1590-1630), el barroco pleno (1630-1680) y el barroco tardío (1680-1750). En el campo de la música se hace más notorio dicha división de periodos.

Características del barroco

  • Fue un movimiento artístico que buscó representar las pasiones y pensamientos irracionales de los artistas barrocos.
  • Uso exagerado del detalle y de ornamentos.
  • Exposición de una realidad alternativa a través del ingenio, el dualismo y el drama.
  • La intención del artista era llegar a las emociones y sentidos de los espectadores.
  • Acentuación del dramatismo y contraste en la pintura mediante la técnica del claroscuro.
  • Uso de grandes cúpulas y espacios decorados con estilos recargados y atrevidos en las obras arquitectónicas.
  • El arte barroco se vio influenciado por la Contrarreforma en oposición a la Reforma protestante, la consolidación de las monarquías europeas y por los adelantos de carácter científico y humanista.

Literatura barroca

Sor Juana Inés de la Cruz
Retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, del pintor Miguel Cabrera (aproximadamente del año 1750).

La literatura barroca fue un estilo literario empleado en la narrativa, poesía y teatro tanto en Europa como en Hispanoamérica.

Surgió como oposición a la literatura renacentista, que trataba temas como el amor, lo divino y aspectos mitológicos, para describir con mayor acento sentimientos, hechos y escenarios. Coincidió con el Siglo de Oro, periodo histórico que se caracteriza por el importante desarrollo de la literatura y el arte español.

Las obras de la literatura barroca se centraron en temas como la desilusión, lo efímero, el pesimismo y el desengaño. También hubo muchas obras teatrales sobre temas religiosos, dada la influencia de la Iglesia católica durante la Contrarreforma.

Entre sus principales características destaca el uso de un lenguaje exagerado, recargado de adjetivos y figuras retóricas, como la metáfora, para establecer juego de palabras, emoción y placer estético. Por su parte, en las obras teatrales hubo dominio de las comedias con temas sarcásticos y la dramatización de auto sacramentales.

En Hispanoamérica, por otro lado, la literatura barroca se caracterizó por el uso del contraste y de la exageración.

Cabe mencionar que de la literatura barroca se originaron diversos estilos literarios, entre los que destacan:

  • el conceptismo y el culteranismo originados en España. El conceptismo se enfocó en la asociación ingeniosa de ideas y palabras, y el culteranismo se centró en embellecer el vocabulario común.
  • El estilo literario de la literatura Hispanoamericana se caracterizó por hacer la magnificencia de la ciudad y el uso de elementos para generar exageración, por ejemplo, en la obra de Sor Juana Inés de la Cruz Neptuno alegórico.

Representantes y obras de la literatura barroca

  • Luis de Góngora (1561-1627): destacado poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro. Entre sus obras más destacadas están Soledades (1613) y Fábula de Píramo y Tisbe (1636).
  • Lope de Vega (1562-1635): poeta y dramaturgo del Siglo de Oro español. Entre sus obras destacan Fuenteovejuna (1619) obra teatral, La Dorotea (1632) narración en prosa, entre otras.
  • Francisco de Quevedo (1580-1645): destacado escritor español del Siglo de Oro. Entre sus obras más importantes están Sueños y discursos (1606-1623) obra satírica, El Parnaso español (1648) poesía, Historia de la vida del Buscón (1626) novela picaresca.
  • Pedro Calderón de la Barca (1600-1681): reconocido escritor español del Siglo de Oro. Entre sus obras más representativas están La vida es sueño (1635), El médico de su honra (1637), El mágico prodigioso (1637), entre otros.
  • Baltasar Gracián y Morales (1601-1658): escritor español, entre sus obras destacan El Político (1640) y El Criticón (1651-1657).
  • Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695): escritora y religiosa de Nueva España. Entre sus obras están Amor es más laberinto (1689) obra dramática, El divino Narciso (1689) género auto sacramental, Primero sueño (1692) su poema más destacado.
  • Pedro de Solís y Valenzuela (1624-1711): escritor novogranadino. Entre sus obras se destaca la novela El desierto prodigioso y prodigio del desierto, que contiene elementos barrocos y manieristas.
  • Giovambattista Marino (1569-1625): poeta italiano y fundador del Marinismo. Entre sus obras destacan Le Rime (1602), La lira (1614) y L’Adone (1623).
  • John Donne (1572-1631): poeta y ensayista inglés. Entre sus obras destacan Poemas de amor (1905), Paradojas, Problemas, Ensayos, Personajes (1652).
  • Pierre Corneille (1606-1684): dramaturgo francés. Entre sus obras se pueden mencionar La ilusión cómica (1639), Nicomedes (1651), entre otras.
  • Molière (1622-1673): dramaturgo y poeta francés, cuyo nombre real era Jean-Baptiste Poquelin. Entre sus obras destacan El médico a palos (1666), El enfermo imaginario (1673), entre otros.

Vea también Sor Juana Inés de la Cruz.

Música barroca

Johann Sebastian Bach
Retrato de Johann Sebastian Bach (1746), del pintor Elias Gottlob Haussmann.

La música barroca se desarrolló en Europa, aproximadamente, entre los siglos XVI y XVIII. Muchos la denominan como música clásica.

Se caracterizó por dar mayor expresividad a las obras, así como, precisión de los ritmos y tonos. Hubo un uso complejo de los recursos musicales, y de los tonos musicales bajos para acompañar la voz o instrumento musical de tono más agudo. También destacaron los estilos musicales de tipo el eclesiástico, teatral y camerístico.

Durante este periodo surgieron diversos y destacados estilos musicales, vocales e instrumentales. Entre los estilos vocales están la ópera, la oratoria y la cantata:

  • La ópera: es un género teatral musical.
  • El oratorio: es un género musical dramático no escenificado.
  • La cantata: es una pieza escrita para uno o más solistas, con acompañamiento instrumental.

Entre los estilos instrumentales de la música se consolidó la formación de orquestas musicales. Destacan la sonata (composición musical para uno o más instrumentos solistas) y el concierto grosso (conjunto musical de solistas y una orquesta).

Asimismo, la música barroca se dividió en tres etapas que son:

  • Barroco temprano (1590-1630): se caracterizó por abandonar las tendencias del Renacimiento y por la búsqueda de contraste entre tonos bajos y altos, suaves y fuertes, voces e instrumentos. Dio origen al teatro de ópera en Venecia.
  • Barroco pleno (1630-1680): se consolidó la música barroca y tuvo especial desarrollo en Italia. Predominaron los estilos musicales de la ópera y la cantata.
  • Barroco tardío (1680-1750): esta época se caracteriza por el continuo y amplio desarrollo musical que hubo en la tonalidad y armonía de las composiciones musicales como la ópera y en la música instrumental.

Representantes y obras de la música barroca

  • Claudio Monteverdi (1567-1643): compositor y cantante italiano cuyos trabajos musicales destacaron en el barroco temprano. Entre sus obras destacan Madrigales (música coral), y las óperas La fábula de Orfeo (1607) y L’Arianna (1608).
  • Jean-Baptiste Lully (1632-1687): compositor italiano, iniciador de la ópera y la tragedia lírica como obra musical. Entre sus obras destacan Ballet Royal d’Alcidiane (1658), El burgués gentilhombre (1670), Cadmus et Hermione (1673).
  • Antonio Vivaldi (1678-1741): compositor y violinista veneciano. Entre sus obras más representativas están Las cuatro estaciones (1721) y Magnificat (1717).
  • Johann Sebastian Bach (1685-1750): compositor, organista y director de orquesta alemán. Sus obras son las más destacadas durante el barroco. Entre sus obras sobresalen Toccata et Fugue en re menor BWV 565 (1704), El clave bien temperado (1722), Ofrenda musical, BWV 1079 (1747).
  • Georg Friedrich Händel (1685-1759): compositor alemán. Es considerado el primer compositor moderno en crear obras para el público y no para la nobleza ni mecenas. Entre sus obras destacan Música acuática (1717), Mesías (1741), Serse (1738), entre otros.

Arquitectura barroca

Nave de la Basílica de San Pedro, Maderno
Imagen de una de las naves de la Basílica de San Pedro, Italia. Carlo Maderno.

La arquitectura barroca se originó en Roma, Italia, a partir del siglo XVII y se extendió por las monarquías absolutistas de Europa y en Hispanoamérica, hasta el siglo XVIII.

Las principales representaciones arquitectónicas del barroco se corresponden a las iglesias católicas, los palacios, los jardines y las fuentes. Por ejemplo, el Palacio de Versalles.

La arquitectura barroca, así como el resto del arte barroco, estuvo influenciado por el movimiento de Contrarreforma y el poder de la Iglesia católica. La intención de las obras era producir efectos emocionales en las personas.

Esto se hizo notorio por el uso de adornos con tonos más sensibles, pero que a su vez demostraban el poder y la riqueza de la Iglesia católica con la intención de no perder más fieles a causa de la Reforma protestante.

La arquitectura barroca se caracteriza por dotar de mayor movimiento las construcciones para dar mayor intensidad dramática. Por ejemplo, el uso de columnas torcidas como elemento decorativo y no como parte estructural del edificio.

Otras características a destacar es la creación de espacios exuberantes que enaltecieron el poder monárquico. Para ello, los artistas se valieron del uso de líneas curvas, cóncavas y convexas, así como los juegos de luz y sombra. También construyeron cúpulas y bóvedas con abundante decoración y detalles.

Por su lado, la arquitectura barroca novohispana estuvo marcada por el uso de plantas en forma de cruz latina en los templos de carácter religioso.

Representantes y obras de la arquitectura barroca

Baldaquino de San Pedro (1623-1634)
Baldaquino de San Pedro (1623-1634), Bernini.
  • Philibert Le Roy (fallecido en 1646): arquitecto francés. Su principal obra fue la fachada y pabellón del palacio de Versalles.
  • Carlo Maderno (1556-1629): arquitecto italiano. Algunas de sus obras más representativas son la Iglesia de Santa Susanna (1593-1603), la nave y fachada de la basílica de San Pedro.
  • Gian Lorenzo Bernini (1598-1680): arquitecto, escultor y pintor italiano. Entre sus obras destacan el Baldaquino de San Pedro (1623-1634), la Plaza de San Pedro (1656-1667), la Capilla Cornaro (1644-1652), entre otras.
  • Pietro da Cortona (1596-1669): arquitecto y pintor italiano. Su obra más destacada es la fachada de la iglesia de Santa María della Pace (1656-1658).
  • Francesco Borromini (1599-1667): arquitecto italiano.Entre sus obras destaca la planta de la iglesia de Santa Inés en Agonía (1562-1657).
  • Sir Christopher Wren (1632-1723): arquitecto inglés. Se reconoce su labor por la reconstrucción de Londres después del Gran incendio, en septiembre de 1666. Su obra más destacada es la Catedral de San Pablo de Londres (1676-1710).
  • Narciso Tomé (1690-1742): arquitecto español. Su obra más destacada es la fachada de la Universidad de Valladolid (1715).

Pintura barroca

Velazquez-La fábula de Aracne
La fábula de Aracne (1657), popularmente conocida como Las hilanderas. Diego Velázquez.

La pintura barroca se desarrolló entre el siglo XVII y principios del siglo XVIII, principalmente en Italia y después en el resto de Europa. La pintura barroca refleja el contexto social, político y cultural que se vivió durante ese periodo.

Asimismo, la pintura barroca fue empleada para reflejar el poder de la Iglesia católica, la burguesía y de la monarquía absolutista.

La adoración de los Reyes Magos. Rubens
Adoración a los Reyes Magos (1609-1629), Pedro Pablo Rubens.

La pintura barroca se contrapone a las tendencias de la pintura renacentista, que le anteceden y que se caracteriza por presentar la figura del ser humano de forma real e idealizada.

Entre las características de la pintura barroca están el cuidadoso uso de luces y sombras, así como de colores, para exponer los momentos dramáticos que generan mayor sensibilidad en el espectador.

También se caracteriza por dotar de movimiento las imágenes, haciendo énfasis en el dinamismo y la profundidad de las imágenes. Las temáticas de las obras eran, principalmente, religiosas, incluso, de autorretratos. Fue durante el barroco que surgió el tenebrismo como una corriente de la pintura barroca.

Representantes y obras de la pintura barroca

Vista de Delf. Vermeer
Vista de Delft (1660-1661), Johannes Vermeer.
  • Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610): pintor italiano que cultivó el estilo tenebrista. Entre sus obras más representativas están La crucifixión de San Pedro (1601), La vocación de San Mateo (1599-1600), El amor victorioso (1602-1603).
  • Pedro Pablo Rubens (1577-1640): pintor alemán de la escuela flamenca. Como parte de sus obras más destacadas están Adoración a los Reyes Magos (1609-1629), La elevación de la Cruz (1610-1611), Las tres gracias (1636-1639), entre otras.
  • Nicolas Poussin (1594-1665): pintor francés que representó la escuela clasicista. Entre sus obras destacan La masacre de los inocentes (1628-1629), Et in Arcadia ego (1637-1638), La muerte de Germánico (1628).
  • Diego Rodrígues de Silva y Velázquez (1599-1660): pintor español, uno de los principales exponentes de la pintura barroca española. Entre sus obras más reconocidas están La rendición de Breda (1635), Las meninas (1656), La fábula de Aracne (1657).
  • Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669): pintor grabador neerlandés y uno de los representativos de la pintura barroca. Entre sus obras destacan El rapto de Europa (1632), La ronda de noche (1642), Autorretrato (1658), entre otros.
  • Johannes Vermeer (1632-1675): pintor neerlandés destacado. Entre sus obras sobresalen Cristo en casa de Marta y María (1654-1655), Vista de Delft (1660-1661), La joven de la perla (1665).

Escultura barroca

Bernini-Fontana dei quattro Fiumi
Fontana dei Quattro Fiumi (1651), Bernini.

La escultura barroca tuvo gran auge en Europa durante el siglo XVII, con especial atención en Italia y Francia. Su máximo exponente fue el escultor italiano Bernini, cuyo estilo se caracteriza por su extravaganza decorativa, dinamismo y dramatismo.

Las principales temáticas representadas en la escultura barroca fueron los temas religiosos y míticos. Estas esculturas se realizan en materiales como el mármol, incluso, el bronce.

La escultura barroca se caracteriza por ser un arte integral empleado para decorar la parte interna de las obras arquitectónicas barrocas como jardines, palacios o fuentes.

Para ello, los artistas hicieron uso de figuras humanas, en especial los rostros, porque exponen un elevado expresionismo a través de gestos, peinados o movimientos.

Otra característica es que las figuras expresan movimientos corporales y contrastes de luz. Esto da mayor predominio del movimiento. Muchas esculturas representan figuras de ángeles, dioses, héroes o retratos, incluso, el cuerpo humano fue representado al desnudo.

Representantes y obras de la escultura barroca

Carro del sol. Barroco
El carro del Sol (1668-1671), Jean-Baptiste Tuby.
  • Juan de Mesa (1583-1627): escultor español. Entre sus obras resaltan Jesús El Nazareno (1629), San Juan Bautista (1623), Cristo de la Misericordia (1623), Cristo crucificado (1624).
  • Alessandro Algardi (1595-1654): escultor italiano y principal rival de Bernini. Entre sus obras destacan la Tumba de León XI (1634-1644), El Papa San León deteniendo a Atila (1646-1653), entre otros.
  • Gian Lorenzo Bernini (1598-1680): escultor, arquitecto y pintor italiano. Entre sus obras más representativas están Apolo y Dafne (1622-1625), la Fuente de los Cuatro Ríos (1651), David (1623-1625), entre otros.
  • Pierre Puget (1620-1694): escultor, arquitecto y pintor francés. Sus obras más reconocidas son Hercule gaulois (1661-1662), Milón de Crotona (1682), Alejandro y Diógenes(1689).
  • Jean-Baptiste Tuby (1635-1700): escultor francés. La mayor parte de su trabajo lo dedicó a la elaboración de fuentes para el Palacio de Versalles, Francia. Entre sus obras destaca El carro del Sol (1668-1671).

Contexto histórico del barroco

El barroco fue un periodo cultural que se vio influenciado por diversas situaciones que tuvieron un importante impacto en la cultura, la sociedad, la economía y la política europea e hispanoamericana entre los siglos XVI y XVIII.

Destaca la crisis económica derivada del proceso de descubrimiento de América y su colonización entre los siglos XVI y XIX, que generó mayor poder de los imperios absolutistas de Europa, especialmente, en España y Francia. Esto condujo a un largo proceso de guerras y enfrentamientos que trajo consigo mayor pobreza y miseria.

También, tuvo lugar la decadencia de la monarquía y los primeros pasos para el futuro asentamiento de un sistema capitalista y de la burguesía.

El mecenazgo fue de gran importancia, ya que la clase burguesa fue la responsable de impulsar la creación de obras de arte barroco durante este periodo, y a gran escala. Fue una manera de demostrar poder y hacer sobresalir los palacios y monumentos.

Por otra parte, a inicios del siglo XVI, surgió la Reforma protestante liderada por Martín Lutero y Juan Calvino. Este movimiento religioso generó inició en 1515, aproximadamente, y tuvo un gran impacto negativo en la Iglesia católica, sobre todo, por la pérdida de feligreses y, en consecuencia, una difícil situación económica.

Sin embargo, tuvo como respuesta el Concilio de Trento (1545-1563), periodo conocido como la Contrarreforma. La finalidad de este Concilio fue renovar la Iglesia católica, reformar las órdenes religiosas y afianzar el poder e influencia de la Iglesia.

Estas circunstancias hicieron que los artistas del barroco expresaran en sus obras el drama y el desengaño experimentado, así como, su devoción por la Iglesia y el esplendor que esta les generaba.

Por último, durante el barroco hubo un gran desarrollo intelectual científico y humanista que se venía gestando desde el siglo XV durante el Renacimiento. En consecuencia se fue creando un nuevo sentido sobre el ser humano y la complejidad de la vida natural. De allí que muchas obras retratan las figuras humanas y la naturaleza como un todo integrado desde una perspectiva más emocional y expresiva.

Vea también: