Frida Kahlo


Frida Kahlo fue una de las pintoras mexicanas más importantes del siglo XX.

Un buen número de las obras de Frida reflejan las diversas dificultades por las que pasó, tanto de salud como en sus relaciones personales. De allí que se haya destacado por ser una artista singular.

Frida Kahlo

Frida es reconocida como una mujer dueña de un espíritu revolucionario, fue militante del partido comunista mexicano y luchó por los derechos de las mujeres, por lo que se convirtió en un símbolo del feminismo.

Biografía

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, mejor conocida por su pseudónimo artístico, Frida Kahlo, nació en Coyoacán, Ciudad de México, el 6 de julio de 1907.

Frida era hija de padre alemán y de madre española. Desde pequeña, tuvo una vida marcada por las enfermedades. Con seis años de edad contrajo poliomielitis, enfermedad que le dejaría una secuela en uno de sus pies. 

Más tarde, cuando tenía 18 años de edad, Frida sufrió un grave accidente de autobús, que siempre recordó como un momento trágico y al mismo tiempo de renovación, ya que luego de ese fatídico accidente no pudo volver a caminar con normalidad, lo que la impulsó a pintar cuadros. A partir de ahí, se enfocó en la pintura.

Tiempo después, Frida se ve obligada a tener que amputar su pierna lesionada, hecho que le provocó una gran depresión. Sin embargo, su espíritu resiliente le hizo pronunciar las siguientes palabras: “¿Para qué necesito pies cuando tengo alas para volar?”.

Frida llevó a cabo su formación en la Escuela Nacional Preparatoria del Distrito Federal de México. Luego, en 1928 se afilió al Partido Comunista Mexicano, donde conoció a su futuro esposo y gran muralista mexicano, Diego Rivera (1886-1957).

Frida y Diego
Frida y Diego Rivera (1931)

En el año siguiente, cuando tenía 22 años, Frida se casó con Rivera y vivieron en la Casa Azul, que en la actualidad es un museo dedicado a la artista. Durante tres años vivieron juntos en Estados Unidos, en las ciudades de Detroit, San Francisco y Nueva York.

Tras diversas crisis conyugales, la pareja se separa después de diez años de matrimonio en el año 1939. En palabras de Frida: “Diego, sufrí dos accidentes graves en mi vida: uno en el cual un autobús me arrolló y el otro fuiste tú. Tú eres de lejos el peor”.  

Además de pintora, Frida también impartió clases de pintura en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura La esmeralda, en Ciudad de México.

Durante toda su trayectoria artística, el trabajo y las obras de Frida fueron reconocidos mundialmente y expuestos en diferentes museos, entre estos:

  • Julien Levy Gallery, en Nueva York (1938).
  • Galerie Renou et Colle, en París (1939).
  • Galería de Arte Mexicano de Inés Amor, en Ciudad de México (1940).
  • Galería de Arte Contemporáneo de la Lola Álvarez Bravo, en Polanco, México  (1953).

El 13 de julio de 1954, Frida falleció a los 47 años de edad, después de una grave neumonía o embolia pulmonar. Sin embargo, muchos creen que ella se suicidó.

En el diario de la artista se encontró la siguiente frase: “Espero alegre mi partida y espero no volver nunca más”.

Curiosidades

  • Su esposo, Diego Rivera, tuvo relaciones con la hermana de Frida, Cristina, y tuvieron seis hijos.
  • Frida tuvo un romance secreto con el intelectual y líder marxista de la Revolución Rusa, León Trotsky (1879-1940).
  • Frida Kalho era bisexual, intentó suicidarse varias veces y sufrió tres abortos, pues el accidente de autobús le perforó el útero y lastimó su columna, lo que le impedía quedar embarazada.
  • Algunos estudios consideran que tras encontrar a Frida fallecida en su casa, ésta pudo haber sido envenenada por alguna de las amantes de su esposo.
  • La película Frida (2002), bajo la dirección de Julie Taymor, relata la historia de la pintora.

Principales obras y características

Las obras de Frida poseen un estilo propio y logran expresar aquello que buscó con su arte. 

De sus obras se destacan la identidad nacional mexicana enmarcada en los temas de la cultura popular y del folclore indígena, el cual está impregnado de colores fuertes y vibrantes.

Andrés Bretón (1896-1966) y Salvador Dalí (1904-1989) denominaron la obra de Frida Kahlo como surrealista. Sin embargo, la artista no consideraba que sus obras fuesen surrealistas, a lo que dijo: “Nunca pinté sueños. Pinté mi propia realidad”.

Frida se centró en transformar sus sentimientos en arte, de manera que en su trabajo se encuentran reflejados diversos momentos de su vida. Según ella: “La pintura me completó la vida. Perdí tres hijos y otra serie de cosas que hubieran llenado mi vida horrible. Todo eso lo sustituyó la pintura”.

Obras de Frida Kahlo

A continuación se mencionan algunas de las obras más reconocidas de Frida Kahlo.

Autorretrato en un vestido de terciopelo

Autorretrato con traje de terciopelo Frida
Autorretrato en un vestido de terciopelo (1926)

Las dos Fridas

Las dos Fridas
Las dos Fridas (1939)

La columna rota

Columna rota, Frida
La columna rota (1944) 

Ciervo herido

Ciervo herido, Frida
Ciervo herido (1946)

Viva la vida

Viva la vida, Frida
Viva la vida (1954)

Otros cuadros de Frida Kahlo

  • Retrato de Miguel N. Lira (1927)
  • Retrato de Alicia Galant (1927)
  • Retrato de mi hermana Cristina (1928)
  • El autobús (1929)
  • Frida y la cesárea (1931)
  • Mi nacimiento (1932)
  • Henry Ford Hospital (1932) 
  • Diego en mi pensamiento (1943)
  • Autorretrato con el pelo suelto (1947)
  • Retrato de mi padre Wilhelm Kahlo (1952)

Museo Casa Azul

La casa donde Frida nació, fue transformada en un museo llamado Casa Azul. El museo está repleto de objetos, documentos, fotos, libros y ropa de la artista.

Frida Kahlo 2
Museo Casa Azul

Frases de Frida

A continuación se citan algunas de las frases más conocidas de Frida Kahlo: 

  • “México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, solo le queda la inmensa belleza de la tierra y los indios. Cada día, lo feo de Estados Unidos le roba un pedazo, es una tristeza, pero la gente tiene que comer y no hay más remedio que el pez grande se coma al chiquito”. 
  • “Ahora habito en un planeta doloroso, transparente como el hielo. Es como si hubiera aprendido todo al mismo tiempo, en cosa de segundos. Mis amigas y compañeras se convirtieron lentamente en mujeres. Yo envejecí en unos instantes, y ahora todo es insípido y raso. Sé que no hay nada detrás, si lo hubiera lo vería”.
  • “No estoy enferma, estoy rota. Pero feliz de estar viva mientras pueda pintar”.
  • “Si existe vida después de la muerte, no me esperen, porque no voy”.
  • “Bebí porque quería ahogar mis penas, pero ahora las malvadas aprendieron a nadar”.
  • “Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”.