Deserción escolar

Daniela Materano
Revisión técnica por Daniela Materano • Licenciada en Historia del Arte y Educación
Escrito por Adriana Morales

La deserción escolar se refiere a una situación en la que el estudiante de manera repetitiva se ausenta de clase hasta que, finalmente, abandona los estudios y sale del sistema educativo. Por tanto, no culmina su preparación académica.

Se trata de un fenómeno escolar que surge por diversas situaciones que pueden ser de tipo familiar, escolar, social o económico y que afectan de manera negativa al estudiante y su contexto, por lo que se ve impulsado a tener que abandonar sus estudios.

Generalmente, estas situaciones ocurren cuando el joven estudiante se encuentra en el desarrollo de su preparación secundaria o universitaria, por lo que no consiguen culminar sus estudios para obtener un certificado académico.

Es importante recalcar la necesidad que todos los individuos tenemos por llevar a cabo los diversos procesos educativos, estos nos permiten crecer en valores, aprender a socializar, obtener nuevos conocimientos, desarrollar habilidades cognitivas y físicas, integrarnos en la sociedad, adoptar conductas, sentirnos parte de una comunidad, identificarnos culturalmente, entre otros.

Deserción escolar.2
Se deben implementar medidas o políticas para reducir los casos de deserción escolar tomando en cuenta el bienestar del estudiante y de la sociedad en general.

Diversos estudios han dado a conocer que la deserción escolar ocurre con más frecuencia en los países en vía de desarrollo que en los países desarrollados o industrializados. Por ejemplo, en Latinoamérica hay un alto porcentaje en los índices de deserción escolar.

Las causas son diversas, según estudios elaborados por organismos internacionales; como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), se han establecido como principales factores de deserción escolar: la pobreza, la desnutrición, la exclusión social o el entorno familiar.

La familia, como principal tipo de organización social, cumple un papel fundamental para evitar o inducir, según sea el caso, la deserción escolar. Los padres, representantes o tutores deben velar porque sus hijos o representados asistan a clase y estudien.

Sin embargo, hay casos en los que debido a ciertos contextos familiares, dificultades económicas, no contar una residencia fija o en condiciones, apoyo nulo por parte de los padres, entre otros, suelen ser grandes barreras para que los jóvenes culminen con su formación académica.

En este sentido, los padres deben ser las primeras figuras de autoridad en incentivar a sus hijos a que asistan a clase, estudien y se preparen para culminar su formación profesional.

Asimismo, no se debe olvidar que la educación académica debe complementarse con valores familiares como el respeto, la responsabilidad, la solidaridad o la amistad, a fin de formar seres de bien capaces de actuar de manera responsable ante cualquier situación.

En toda sociedad es importante contar con jóvenes preparados académicamente y en diversas áreas de estudio, esto con el objetivo de poder responder a las múltiples necesidades diarias de un país, en especial, en aquellos que se encuentran en vías de desarrollo.

Causas de la deserción escolar

Deserción escolar.3
Son muchas las causas que conllevan a la deserción escolar, por tanto es importante que los padres o responsables y los docentes tomen en cuenta cualquier cambio de hábito o conducta que no sea propio del estudiante.

Tras la realización de diversas investigaciones y estudios se ha determinado una serie de causas que motivan a la deserción escolar, muchas de éstas se relacionan con los contextos externos al área académica, pero que afectan de igual manera al estudiante, su desempeño, su futuro profesional y laboral.

Para evitar y reducir los índices de deserción escolar es importante que tanto los padres, como los docentes o profesores, y demás seres queridos del estudiante lo estimulen a continuar con sus estudios más allá de las dificultades.

Asimismo, se hace necesario que se establezcan políticas de Estado con el objetivo de reducir los casos de deserción escolar que, de manera inevitable, afectan el desarrollo de un país y de su sociedad en general.

Causas económicas

Son muchos los estudiantes que se encuentran en medio de una situación económica o financiera desfavorable que, lamentablemente, los limita a que puedan continuar con sus estudios puesto que deben hacer frente a otras obligaciones.

Esto se puede deber a varios factores como, por ejemplo, que en la familia se generen bajos ingresos económicos, mensualidades académicas elevadas, que el estudiante deba trabajar para costearse sus gastos de vivienda, alimentación, estudio, así como de ropa y calzado, entre otros.

En los casos más críticos se han encontrado familias en las cuales los menores de edad dejan sus estudios para trabajar y asegurar el sustento diario de toda la familia.

Se encuentran casos en el que los padres no pueden costear los estudios universitarios debido a otras responsabilidades económicas o cuando el estudiante considera que es más conveniente trabajar a tiempo completo que optar a un grado académico.

Causas familiares

Se refiere a las situaciones familiares que se tornan complejas por diversas razones como el divorcio de los padres, un familiar que padezca una enfermedad grave, la discapacidad o fallecimiento de un miembro de la familia, el embarazo precoz, el consumo de bebidas alcohólicas o drogas, entre otros.

Muchos estudiantes se encuentran en medio de circunstancias familiares que, además de afectar sus estudios, también trastocan su vida social y su relación con el entorno. De allí que se vean influenciados a sumarse a la deserción escolar.

Por ejemplo, en el caso de que una joven estudiante quede embarazada a mitad de un año o lapso escolar, ya es motivo para tener que abandonar sus estudios por un largo periodo o tiempo indefinido, ahora debe ocuparse de su hijo y de sus responsabilidades maternas.

Causas personales

Se refiere a las deserciones escolares motivadas por alguna enfermedad en particular, depresión, insatisfacción, desinterés, expectativas elevadas en cuanto al nivel académico, desencuentros con profesores, compañeros de clase o desconformidad con administración académica.

También cabe mencionar que los casos de bullying o discriminación son causantes de la deserción escolar. Incluso, se debe tomar en cuenta la no adaptación al grupo de compañeros de estudio.

Por ejemplo, hay estudiantes que pierden el interés por continuar con sus estudios porque se encuentran atravesando por un proceso de depresión generado por situaciones externas a las académicas.

En estos casos tanto los padres como los docentes deben estar al tanto del estudiante, motivarlo y prestarle toda la ayuda necesaria, inclusive psicológica, para superar dicho episodio y evitar posibles recaídas.

Causas sociales

Algunos jóvenes se ven obligados a la deserción escolar debido a que enfrentan algún tipo de castigo o pena judicial que deriva de actividades ilícitas como el robo, forman parte de pandillas que cometen actos vandálicos e intimidan a las personas, entre otros.

Estas causas también pueden estar acompañadas de diversos factores familiares o personales que conllevan al estudiante a tomar una postura incorrecta ante la sociedad. En estos casos se desobedecen las leyes o normas en general.

También se pueden mencionar los diferentes tipos de discriminación social, cultural o religioso a los que son sometidos aquellos que proceden de otros orígenes o practican diferentes costumbres.

Por ejemplo, los casos de jóvenes que ante la ausencia o poca atención de sus padres, familiares o responsables se sienten solos y buscan compañía en personas desconocidas y erróneas que pueden incentivarlo a actuar de manera incorrecta y enseñarle antivalores sociales.

Causas pedagógicas

Algunos estudiantes recurren a la deserción social debido a que tienen un bajo rendimiento académico o escasa motivación que conlleva a notas bajas, problemas de conducta, inasistencias constantes, repetición de asignaturas, pérdida del año escolar o semestre, discriminación, entre otros.

Para que el rendimiento académico de los estudiantes esté al nivel exigido, estos deben poner de su parte mayor motivación y empeño para alcanzar mejores notas y la continua aprobación de materias, años escolares o semestres.

Por ello es importante que tanto los padres, representantes y educadores estén atentos a las actitudes y dificultades que puedan observarse en el estudiante, de esta manera se le pueda prestar ayuda y dar motivación de manera temprana y evitar que desista de estudiar.

Consecuencias de la deserción escolar

Deserción escolar.4
Entre las consecuencias de la deserción escolar destaca la posibilidad de no obtener un empleo con óptimas remuneraciones económicas que cubran los gastos de las necesidades básicas.

La deserción escolar conlleva a diferentes consecuencias que, en gran medida, afectan tanto al estudiante, su familia y contexto social. Entre las consecuencias que más destacan se pueden mencionar las siguientes:

  • Afectar de manera negativa el continuo desarrollo del capital humano de un país.
  • Conseguir empleos que ofrecen salarios bajos o insuficientes para cubrir sus necesidades básicas.
  • Generar altos costos sociales porque el capital humano es menos calificado.
  • Propiciar la desigualdad social.
  • Tendencia a incrementar los índices delictivos.
  • Puede conllevar a depresiones y frustraciones personales por no haber culminado sus estudios o carrera profesional.
  • Incrementar la posibilidad de realizar trabajos de manera incorrecta.
  • Aumentar el índice de las personas que dependen de las beneficencias del Estado.
  • Limitar el desarrollo económico y social de los países.

Vea también ¿Qué es la educación?

Daniela Materano
Revisión técnica por Daniela Materano
Licenciada en Letras, mención Historia del Arte (2011) y en Educación, mención Lengua, Cultura e Idiomas (2016) por la Universidad de Los Andes.