Sistema nervioso

Ana Zita
Ana Zita
Doctora en Bioquímica

El sistema nervioso es un conjunto de órganos que forman una red de comunicación, procesamiento y control del funcionamiento de los otros sistemas del cuerpo. Por lo tanto, se encarga del comportamiento y de las sensaciones del individuo, del movimiento voluntario e involuntario. Además, también cuenta con un centro de almacenamiento de información y de la memoria.

La célula principal del sistema nervioso es la neurona. En los tejidos nerviosos, se distingue una zona gris y otra blanca. En la sustancia gris se concentran los cuerpos de las neuronas, mientras que la sustancia blanca está formada por las extensiones o axones de las neuronas.

El sistema nervioso se divide en sistema nervioso central y sistema nervioso periférico. Lo podemos apreciar mejor de la siguiente manera: el sistema nervioso central es la Ciudad de México, mientras que las autopistas y carreteras son el sistema nervioso periférico.

Clasificación del sistema nervioso

El sistema nervioso humano se clasifica en:

  1. Sistema nervioso central: comprende el encéfalo y la médula espinal.
  2. Sistema nervioso periférico: a su vez se divide en sistema nervioso periférico y el sistema autónomo simpático y parasimpático.

Funciones del sistema nervioso

En el sistema nervioso central se concentran las funciones de control del cuerpo. Tal es la importancia de estos órganos, que están protegidos por el cráneo, la columna vertebral, las meninges y el líquido cefalorraquídeo.

Las meninges son tres membranas: duramadre, aracnoides y piamadre, que envuelven las estructuras del sistema nervioso central. Entre las meninges encontramos el líquido cefalorraquídeo que actúa como soporte y amortiguador de golpes.

El sistema nervioso periférico se encarga de la propagación de la señal nerviosa desde la periferia (músculos, piel, sentidos) hacia el encéfalo o la médula espinal.

Órganos del sistema nervioso central

Estructuralmente, el sistema nervioso central está conformado por el encéfalo y la médula espinal. El encéfalo, a su vez, comprende el cerebro, el cerebelo, el diencéfalo y el tronco encefálico.

Cerebro

Los vertebrados son los únicos animales que tienen cerebro como parte de su sistema nervioso central. En la especie humana, el cerebro es el órgano más desarrollado del encéfalo. Se encuentra protegido por los huesos del cráneo en la cabeza.

La corteza cerebral es la parte externa superficial del cerebro, que muestra pliegues (circunvoluciones) y hendiduras (surcos). En la corteza cerebral se registran las funciones más complicadas, como el lenguaje, el aprendizaje, las sensaciones y el razonamiento.

También podemos distinguir dos grandes porciones o hemisferios, interconectados por el cuerpo calloso. Son los hemisferios izquierdo y derecho.

Cerebelo

cerebelo
Vista frontal y lateral del cerebelo.

El cerebelo deriva su nombre del latín, y significa "pequeño cerebro". Se encuentra por detrás y debajo del cerebro. Sus funciones son:

  • controlar los músculos para mantener el equilibrio,
  • ayudar en la coordinación de los movimientos y
  • ayudar en el aprendizaje de nuevas habilidades motoras.

Diencéfalo

Está formado por el tálamo y el hipotálamo. El tálamo se encarga de transmitir los impulsos sensitivos que se dirigen a la corteza cerebral y los impulsos motores desde la corteza hacia la médula espinal.

El hipotálamo se encuentra por debajo del tálamo. Este órgano es de suma importancia pues regula la temperatura, la sed, el apetito y el sueño. También representa el puente entre el sistema nervioso y el sistema endocrino, ya que controla la glándula hipófisis, que es la glándula maestra endocrina.

Tronco encefálico

tronco encefalico
El tronco encefálico se encuentra debajo del cerebro.

El tronco encefálico conecta el cerebro con la médula espinal. Está compuesto por el bulbo raquídeo, la protuberancia anular y el mesencéfalo. Sus funciones son:

  • controlar las funciones respiratorias, digestivas y cardíacas,
  • coordinar las señales motoras enviadas desde el cerebro al resto del cuerpo y
  • controlar los reflejos de ojos, cabeza y cuello.

Médula espinal

medula espinal
La médula espinal sale del bulbo raquídeo y llega al final de la columna vertebral.

La médula espinal es un tubo de fibras nerviosas alojado dentro de la columna vertebral y tiene forma de mariposa cuando se le hace un corte a lo ancho.

En la médula espinal se originan los nervios espinales, que forman parte del sistema nervioso periférico. Entre sus funciones se destaca:

  • transmitir las señales generadas en el cerebro,
  • enviar las señales sensoriales para su procesamiento en el cerebro y
  • controlar los reflejos motores, que son reacciones rápidas a ciertos estímulos que no necesitan de la participación consciente del cerebro.

Cuando se produce un daño en la medula espinal, la información proveniente del encéfalo deja de transmitirse, lo que puede producir pérdida del movimiento o parálisis.

Sistema nervioso periférico

sistema nervioso perif´rico
La red de nervios que viajan por todo el cuerpo conforman el sistema nervioso periférico.

El sistema nervioso periférico está constituido por los nervios, que son las vías por las cuales entra y sale información al sistema nervioso central. Los nervios vendrían a representar los cables por donde se conduce la electricidad.

A diferencia del sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico no se encuentra protegido por huesos o membranas, por lo que está expuesto a los daños físicos y químicos.

Los nervios que conducen la información hacia el encéfalo o la médula espinal forman las vías sensitivas o aferentes, es decir, están relacionadas con los sentidos y sensaciones.

Por otro lado, los nervios que conducen información desde el sistema nervioso central hacia los órganos efectores se denominan vías motoras o eferentes, es decir, las respuestas del movimiento.

Al encéfalo pertenecen 12 nervios craneales que reciben la información proveniente de los sentidos y producen las respuestas motoras de la cabeza y el cuello. Los 31 nervios espinales o raquídeos son los nervios que se originan en la médula espinal.

Sistema nervioso somático

El sistema nervioso somático está conformado por los nervios eferentes que llegan a los músculos esqueléticos. Este sistema controla así los músculos para producir el movimiento voluntario.

El famoso físico teórico Stephen Hawking (1942-2018) sufría de una enfermedad que afectaba su sistema nervioso somático, la esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad de Lou-Gehrig. Debido a esto no podía moverse ni hablar, a pesar de que su cerebro estaba en perfecto estado.

Sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo está conformado por las vías eferentes que llegan al músculo cardíaco y al músculo liso de otros órganos internos. Este sistema regula el funcionamiento del corazón, los pulmones, el tubo digestivo y el aparato excretor.

Como su nombre lo indica, el sistema autónomo se gobierna a sí mismo y es independiente del control consciente. Se divide en dos sistemas antagónicos u opuestos: el simpático y el parasimpático.

Sistema autónomo simpático

El sistema autónomo simpático es el responsable de los efectos que sentimos cuando estamos en una situación estresante. La activación de este sistema es clave para la defensa contra los peligros o la huida de ellos.

La noradrenalina y la adrenalina son los neurotransmisores que estimulan estas respuestas, por eso se le conoce también como sistema adrenérgico.

Sistema autónomo parasimpático

El sistema autónomo parasimpático coordina las funciones regulares del cuerpo cuando estamos tranquilos y relajados. En este sistema, el neurotransmisor a cargo es la acetilcolina, por eso se le conoce también como sistema colinérgico.

Comparación de los sistemas autónomos simpático y parasimpático
Efectos simpáticos Efectos parasimpáticos
Respuesta "pelear o correr" Respuesta del reposo
Dilatación de la pupila Contracción de la pupila
Inhibición de la salivación Estimulación de la salivación
Relajación de los bronquios Contracción de los bronquios
Aceleración de la frecuencia cardíaca Disminución de la frecuencia cardíaca
Inhibición de la digestión Estimulación de la digestión
Palidecimiento de la piel Enrojecimiento de la piel
Relajación de la vejiga urinaria Contracción de la vejiga urinaria
Ana Zita
Ana Zita
Doctora en Bioquímica por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), con licenciatura en Bioanálisis de la Universidad Central de Venezuela.