¿Qué es una leyenda?

Adriana Morales
Escrito por Adriana Morales
Licenciada en Letras

La leyenda es una narración tradicional basada en acontecimientos, lugares o personajes del pasado que toman elementos fantásticos, imaginarios o sobrenaturales.

Las leyendas forman parte de del patrimonio cultural de una sociedad. Se transmiten oralmente de una generación a otra, por lo que perduran en el tiempo, recogiendo valores, costumbres y tradiciones que marcaron el comportamiento de una comunidad o región.
Sin embargo, esta característica hace que la versión original de la historia se vaya perdiendo y se adapte a las necesidades de las personas en el presente.

Otras características de las leyendas tienen que ver con la mezcla de elementos reales y fantásticos, explicar diversos fenómenos naturales, su capacidad de perdurar en el tiempo, su intención de orientar la conducta de las personas y la exposición de la historia y costumbres de una comunidad.

Existen diferentes tipos de leyendas según su tema se pueden distinguir entre las leyendas históricas, de terror, religiosas o etiológicas. Por su origen, pueden ser urbanas, rurales o locales.

Características de una leyenda

  • Es de tradición oral: estas historias son anónimas y, desde su origen, se han transmitido de forma oral a lo largo del tiempo entre generaciones, por lo que han experimentado cambios y se le han integrado diversos elementos, y varían mucho de su versión original.
  • Se vale de la descripción: es un relato descriptivo que detalla las características principales de los personajes, espacios, tiempo y acontecimientos. De esta manera, el oyente puede recrear la leyenda que le cuentan.
  • Mezcla elementos reales y fantásticos: los personajes o acontecimientos pueden estar cargados de elementos reales, mágicos, fantásticos, sobrenaturales o de ultratumba. Por ejemplo, la Leyenda del agua que relata la historia de una diosa mitad mujer mitad serpiente, conocida como Tlanchana.
  • Se desarrolla en un espacio: la historia se desarrolla en un lugar en específico y real, por lo que puede ser un pueblo, calle, casa, bosque, entre otros.
  • Los hechos ocurren en un tiempo determinado: es decir, año, siglo, noche o día, entre otros. Por ejemplo, la leyenda española de Los amantes de Teruel que relata la fatídica historia de amor entre Juan Martínez de Marcilla e Isabel de Segura, transcurrida en 1217, aproximadamente.
  • Cumple una función social: busca orientar los comportamientos y acciones de las personas al compartir códigos morales o formas de orientar el comportamiento individual o de grupos sociales.
  • Contiene una enseñanza: a través de las situaciones y experiencias de los personajes, la leyenda muestra aquello que se espera que haga o no una persona, el resultado de tales conductas. Puede reforzar un comportamiento social positivo.
  • Experimenta una distorsión: con el transcurrir del tiempo, el relato experimenta cambios que lo enriquecen, transforman y modifican. Incluso, puede mantenerse acorde con el contexto actual. Por ejemplo, la leyenda de La Llorona tiene diferentes versiones en los países de Latinoamérica, sin perder el eje central del relato, que es el alma en pena de una mujer.

Partes de una leyenda

Las leyendas, al igual que otros textos narrativos, presentan un inicio, un desarrollo y un desenlace. Vamos a identificar estas partes usando como ejemplo la leyenda de La mulata de Córdoba.

Inicio. Es la presentación del relato, donde se aclara cuál es el personaje principal, dónde ocurren los hechos y en qué tiempo.

En el siglo XVII vivió en la Villa de Córdoba, México, una mujer de origen desconocido y de gran belleza a la que todos llamaban la Mulata. En el pueblo se rumoreaba que se trataba de una bruja con poderes sobrenaturales y que tenía un pacto con el diablo.

Nudo o desarrollo. Es donde se desarrolla el conflicto del relato, dando lugar a los hechos más importantes de la historia, incluso, asoma una idea de cómo se podrá solventar el conflicto central.

Un día la Mulata fue detenida por la Santa Inquisición y encarcelada en el fuerte de San Juan de Úlua. Algunos decían que no había sido encarcelada por ser bruja, sino para retener su supuesta fortuna en oro o por causa de un amante desairado y despechado al que no le había correspondido en amor.

En la prisión, la Mulata le pidió a un carcelero que le consiguiera un trozo de carbón. Al conseguirlo, comenzó a dibujar en las paredes de la celda un barco con grandes velas detenido en el mar.

Desenlace. Es cuando finaliza el conflicto principal y se llega a su resolución. Las leyendas pueden dejar algún tipo de enseñanza a través de los acontecimientos finales.

Un día de lluvia la Mulata le pregunta al carcelero que la cuidaba: “¿qué le hace falta a ese barco?”. El guardia respondió: “¡que navegue!”. La Mulata contestó: “Si vuestra merced lo quiere, andará, andará muy lejos”. Acto seguido, la Mulata saltó de forma ligera al barco y este comenzó a desaparecer con la hermosa mujer. El carcelero quedó sorprendido y mudo sin saber qué hacer.

Elementos de una leyenda

Personajes. Son variados. Generalmente, se basan en personajes reales que sobresalieron por sus acciones. Algunos pueden ser considerados héroes por haber realizado una gran hazaña.

Contexto. Se refiere al tiempo y espacio donde se desarrolla la historia.

Argumento. Se trata del orden cronológico en que ocurren los hechos en el relato. Sirve para mantener la coherencia de lo que se cuenta.

Trama. Tiene que ver con la forma en que se presentan los acontecimientos y las relaciones que guardan entre sí a lo largo del relato. La leyendas siguen una narración de tipo lineal, es decir, inicia con la introducción o contextualización del relato, sigue el desarrollo de los hechos y finaliza con el desenlace.

Narrador. Las leyendas son relatadas en tercera persona, por tanto, el narrador no forma parte de la historia.

Tipos de leyenda

Se pueden distinguir diferentes tipos de leyenda según su temática u origen. Incluso, hay leyendas que pueden pertenecer a más de una categoría, es decir, una leyenda religiosa puede ser al mismo tiempo una histórica o de terror.

Por su temática

Leyenda histórica. Narra los acontecimientos ocurridos en un lugar y tiempo en particular, así como, las acciones que realizó una o más personas de la vida real. Suelen ser relatos que mezclan elementos reales y fantásticos sobre guerras, batallas o héroes.

La leyenda de Hapunda, es una leyenda prehispánica de origen mexicana, que relata la historia de la princesa de la isla de Yunuén, reconocida por la belleza y gentileza que los dioses le habían regalado. Un día el ejército enemigo la quiso raptar y llevar hasta su rey. Sin embargo, Hapunda recibió el aviso de sus hermanos y triste se lo contó al lago Pátzcuaro, su novio, quien ideó un plan de escape.

Para salvarse, la princesa Hapunda debió volver a la noche siguiente al lago vestida de blanco, remar hasta el centro y lanzarse al agua, donde fue transformada en garza para que el enemigo no la capturara.

Fue así que se salvó y vivió libremente junto a su amado, el lago, que le proporcionaba cariño y alimento. Los pobladores de Yunuén creen que cuando ya no haya garzas el lago se secará de tristeza por haber perdido a su novia.

Leyenda religiosa. Narra historias de personas dedicadas a la vida religiosa, la vida de los santos, incluso, sobre hechos sobrenaturales de corte religioso.

La leyenda del Nazareno de Esparragosa de la Serena, España, data del siglo XVII. Una familia adinerada quería construir una capilla en la iglesia de Santa María de Magdalena, sin embargo, el pueblo puso como condición que debían depositar en el suelo una piel de buey llena de monedas de oro.

Una vez construida la capilla, la familia quiso colocar las imágenes de San Diego de Alcalá, San Antonio de Padua y la de Jesús de Nazareno. Esta última la fueron a buscar en Sevilla, donde, después de mucho dar vueltas, no consiguieron una de su gusto.

De regreso a casa consiguieron a un hombre de ropa y barba blanca. Este les dijo dónde podrían encontrar lo que buscaban y les dio la dirección de un convento de monjas. Luego, desapareció. La familia volvió a Sevilla y consiguieron una imagen del Nazareno que les gustó y decidieron comprarla. Pero su precio equivalía a su peso en oro. Al colocar la imagen en la balanza, solo marcó el peso de una onza de oro. Por fin pudieron comprar y llevar a la capilla la imagen del Nazareno que aún se encuentra a la vista de todos.

Leyenda etiológica. Relato que busca explicar la creación u origen de los elementos de la naturaleza como montañas, bosques, ríos, lagos, animales, entre otros.

La leyenda de la flor de la Añañuca se desarrolla en Monte Patria, al norte de Chile. Añañuca era una hermosa mujer a la que todos los hombres la pretendían. En las noches, Añañuca le contaba a las estrellas que se sentía muy sola, hasta que un día encontró su verdadero amor, un hombre que llegó al pueblo en busca de un tesoro. Añañuca y su amado se casaron y parecían felices, pero una noche su esposo tuvo un sueño donde un duende le decía dónde estaba el tesoro que buscaba.

Al día siguiente, y sin avisar, el hombre salió al valle en busca del tesoro. Añañuca esperó por mucho tiempo, tanto que murió. Todos los vecinos de Monte Patria asistieron a su funeral, y al día siguiente, cuando fueron a visitar su tumba, todo se encontraba lleno de flores rojas. Por eso, las flores rojas del valle se llaman Añañucas.

Leyenda de terror. También conocida como leyenda escatológicas, es aquella que trata sobre historias de ultratumba, la muerte o hechos paranormales. Son relatos que generan miedo o temor en el oyente o lector.

La leyenda venezolana del Silbón relata la historia de la aparición de un hombre de rasgos demacrado, alto, fuerte y vestido con harapos. Este hombre deambula por el campo y lleva en los hombros un saco con huesos y restos en descomposición. Esta entidad silba de forma constante con notas que ascienden. Cuando el sonido del silbido se escucha bajo y distante, es porque el Silbón está muy cerca.

Por su origen

Leyenda urbana. Son aquellos relatos contemporáneos que forman parte de la creencia popular y que puede contener elementos sobrenaturales. Los hechos de estas leyendas se relatan como si hubiesen ocurrido en tiempos recientes.

Por ejemplo, las leyendas sobre los viajes en el tiempo, como la del incidente de Moberly-Jourdain en 1901, que relata cómo dos mujeres que visitaron el pequeño castillo de Petit Trianon, en Versalles, experimentaron un viaje al pasado y vieron a María Antonieta, la princesa de Austria.

Leyenda rural. Son aquellos relatos que se desarrollan en los campos y relatan historias de personas o sucesos difíciles de verificar. Pueden contener elementos que generan miedo o terror. Por ejemplo, sobre la aparición de lobos en los pueblos, de personas desaparecidas o de acontecimientos naturales sin explicación.

Leyenda local. Son aquellas leyendas que narran los hechos ocurridos en un lugar en específico. Pueden relatar la historia de una persona o acontecimiento en particular.

Por ejemplo, la leyenda mexicana de la Isla de las Muñecas, en la alcaldía de Xochimilco, relata la historia de un hombre que encontró el cuerpo sin vida de una niña junto a su muñeca.

Todas las noches el hombre escuchaba el llanto y lamento de la niña, por lo que decidió coleccionar y dar como ofrenda al espíritu, muñecas y juguetes. En la actualidad, la isla recibe muchas visitas para ver las muñecas, ya desgastadas por el tiempo y, que han tomado un aspecto tenebroso.

Origen de la leyenda

Las leyendas son de origen antiguo, pues el ser humano siempre ha tenido la necesidad de preservar y transmitir su historia, tradiciones, códigos morales, anécdotas y la valentía de ciertos héroes.

La palabra leyenda deriva del latín legenda, que se traduce como “lo que ha de ser leído”.

Este término se comenzó a utilizar, aproximadamente, el siglo XVII para referirse a los relatos de tipo religioso relacionados con la vida de los santos. Se trataba de historias que mezclaban elementos reales y fantasiosos.

Las leyendas se caracterizaron por ser anónimas y transmitir historias que, en un principio, tenían mayor credibilidad entre las personas. Estos relatos han sufrido modificaciones, por lo que las percepciones primarias del narrador se han perdido en gran medida. Antes las personas creían en gran medida en la veracidad de los hechos narrados, en la existencia de espantos y seres sobrenaturales.

Con el invento de la imprenta, muchas leyendas han sido recopiladas y escritas a fin de preservarlas y resguardarlas.

Vea también: