Independencia de México

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en Letras

La Independencia de México fue un proceso político y social que se desarrolló a lo largo de once años. Inició el 16 de septiembre de 1810 y finalizó el 27 de septiembre 1821 al liberar a México, anteriormente Virreinato de la Nueva España, del dominio español.

El proceso de independencia mexicano inició con el Grito de Dolores, llamado que hizo el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla a sus feligreses para que se rebelaran en contra del Virreinato de Nueva España, y finalizó con la firma de los Tratados de Córdoba, documento en el cual se reconocía a México como una nación independiente.

Antecedentes de la Independencia de México

Dos de mayo de 1808 en Madrid
El dos de mayo de 1808 en Madrid, Francisco de Goya (1814). Esta printura representa un levantamiento armado en contra del dominio francés en España.

México estuvo bajo el dominio de la corona española por cerca de 300 años, tiempo durante el cual se seguían sus leyes y se llevó a cabo un proceso de dominio, explotación y aculturación de los pueblos indígenas.

Asimismo, existieron y se delimitaron diferentes estratos sociales según el poder político, económico y cultural que poseían las personas.

La corona española privilegiaba y asignaba mayores beneficios a los aristócratas españoles que vivían en Nueva España, esta situación fue generando un gran descontento entre la burguesía criolla, hijos de españoles nacidos en Nueva España, y lentamente fue propiciando un sentido de lucha por la independencia.

Los cargos públicos, la distribución y posesión de tierras, las concesiones para la explotación minera, entre otras cosas, también eran otorgadas a los españoles antes que a los criollos. Es decir, la distribución y control de la riqueza la tenían los aristócratas españoles, mientras que los criollos, mestizos e indígenas, eran los más desprotegidos, explotados y desfavorecidos.

Otro antecedente de gran importancia fue la invasión que sufrió España por parte del ejército francés, dirigido por el emperador Napoleón Bonaparte en 1808.

Esta invasión provocó una gran inestabilidad política, incluso en Nueva España. Tanto el rey Carlos IV como el rey Fernando VII abdicaron a la corona a favor de Napoleón Bonaparte, quien asignó como rey de España a su hermano José Bonaparte, quien mantuvo el poder entre los años 1808 y 1813.

Esta situación generó mayor descontento entre los habitantes de Nueva España y sirvió de impulso para iniciar los primeros movimientos de insurgencia que se realizaron y fueron frustrados en el año 1808, tras el intento de realizar un golpe de Estado.

No obstante, en otras poblaciones también se organizaron grupos que querían luchar por la independencia. En 1810 el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla convocó a los habitantes de Dolores a rebelarse y a que lucharan por su independencia tras un llamado conocido como Grito de Dolores.

Estos movimientos políticos y armados que surgieron en Nueva España también se vieron motivados por la Revolución Francesa (1789) y la Independencia de Estados Unidos (1775), que se inspiraron en las ideas de los pensadores de la Ilustración, es decir, en la práctica del razonamiento y el conocimiento.

Desarrollo de la independencia de México

Congreso de Anahuac
Congreso de Anahuac de 1813. De izquierda a derecha aparecen Ignacio y de más compañeros y, de pie, José María Morelos y Pavón.

El proceso de lucha independentista de México se puede dividir en varias etapas a fin de comprender mejor los hechos ocurridos durante este largo proceso.

Primera etapa (1810-1811)

En España se experimentaba una grave crisis política tras la ocupación del ejército de Napoleón Bonaparte en 1808. Esta inestabilidad llegó hasta Nueva España y motivó la formación de un movimiento armado por parte de los criollos, en Ciudad de México, el cual fue derrotado.

Sin embargo, en otras poblaciones de Nueva España, también se organizaron otros grupos armados que formalizaron la conjura de Valladolid que, en 1809, también fue descubierta y fracasó, así como, la conspiración de Querétaro en 1810, después de iniciar el movimiento armado del Grito de Dolores.

Más allá de las derrotas, Miguel Hidalgo y Costilla convocó a los ciudadanos a unirse y organizarse para luchar en contra del reinado de España. A este llamado también se sumó el capitán de las milicias novohispanas Ignacio Allende.

Tanto Hidalgo como Allende se enfrentaron en varias ocasiones de esta primera etapa de la lucha independentista en contra al ejército español, que ganó la mayoría de los enfrentamientos.

Junto a Hidalgo y Allende, también participó el insurgente Juan Aldama, quien luchó en los enfrentamientos del Grito de independencia en el pueblo Dolores, estado de Guanajuato, el 16 de septiembre de 1810.

Conspiración de Querétaro y Grito de Dolores

Estandarte de la Virgen de Guadalupe
Estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe: Hidalgo acostumbraba a llevarlo a los enfrentamientos.

La conspiración de Querétaro fue un movimiento organizado por Miguel Domínguez, Miguel Hidalgo y Costilla, Juan Aldama e Ignacio Allende, quienes se organizaron con la finalidad de promover la Independencia de México. Dichas reuniones se realizaban de manera cuidadosa, casi clandestinamente.

Estos líderes apoyaban al rey Fernando VII, quien defendía la independencia de los territorios que se encontraban bajo el mando de la corona española.

Sin embargo, los planes de rebelión que preparaban fueron descubiertos el 10 de septiembre de 1810. Como respuesta, el día 16 de septiembre Hidalgo convocó al pueblo de Dolores a llevar a cabo un enfrentamiento armado en contra del gobierno, promulgando el famoso Grito de Dolores: “¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Abajo el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII!”.

Luego, este movimiento armado se extendió hasta el Bajío y amplió su número de militantes insurgentes. Para ese entonces, Hidalgo ya contaba con un ejército mayor que el de las fuerzas realistas, por lo que venció en el enfrentamiento y tomó la ciudad de Guanajuato, donde mandó a encarcelar a los españoles y confiscar sus bienes.

Sin embargo, Hidalgo fue vencido el 17 de enero de 1811 en el Puente de Calderón. En su huida junto a Allende, fueron emboscados y ajusticiados.

Segunda etapa (1811-1815)

En la segunda etapa de la lucha por la independencia, tras la muerte de los líderes Hidalgo, Aldama y Allende, quedan en la palestra dos importantes líderes, el sacerdote mestizo José María Morelos y Pavón e Ignacio López Rayón, secretario de Morelos y quien siguió sus pasos tras su muerte.

Ambos organizaron la segunda etapa de la guerra por la Independencia de México, pero reforzando los ideales de la causa insurgente que dirigían.

Morelos fue un líder que se caracterizó por su gran sentimiento nacionalista y por haber organizado un ejército mucho más disciplinado que el de Hidalgo.

En 1812, Morelos ocupó Oaxaca y tomó el poder de esta ciudad. Asimismo, promulgó un decreto constitucional en el cual se abolía la esclavitud y se consideraba América libre e independiente, entre otros.

En 1813, Morelos convocó el Congreso de Chilpancingo, también conocido como el Congreso de Anáhuac, fue el primer congreso independentista donde se leyó el documento Sentimientos de la Nación, el cual se considera como un antecedente de la Constitución de México.

Más tarde, el 15 de junio de 1814, el Congreso de Anáhuac concluyó la redacción del Decreto Constitucional de la América Mexicana, o Constitución de Apatzingán, a través del cual se dejó plasmado que Morelos formaba parte del Poder Ejecutivo.

Finalmente, tras alcanzar varias victorias como la de Guerrero, Oaxaca y Morelos, en 1815 Morelos fue capturado y luego ejecutado el 22 de noviembre de ese año.

Tercera etapa (1815-1820)

Después de la muerte de Morelos se viene una difícil etapa en el proceso de independencia, ya que las tropas insurgentes luchan de manera separada a lo largo del territorio mexicano, por lo que fueron fáciles de atacar y contrarrestar por parte del ejército novohispano.

Los diversos grupos armados fueron dirigidos por varios compañeros de lucha de Morelos, como Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Francisco Osorno y Francisco Xavier Mina.

Sin embargo, un poco antes de estos hechos, en 1814, el rey Fernando VII había vuelto a tomar el poder absolutista y derogado el Decreto Constitucional de la América Mexicana. Esta situación alertó a los aristócratas, criollos e insurgentes en México que, finalmente, se unieron para luchar por su soberanía e independencia.

No obstante, aunque el ejército novohispano logró varias victorias y detuvo a varios líderes, hubo dos hechos que favorecieron la resistencia que luchaba por la independencia:

  • Nombramiento del nuevo virrey de Nueva España, Juan Ruíz Apodaca, que impuso una política de indulto, y
  • La firma del Plan de Iguala o de Las Tres Garantías en 1821.

Cuarta etapa (1821)

Tras diez años de enfrentamientos, el Virreinato de Nueva España atravesaba un difícil momento social, político y económico, al cual se debe sumar la restauración de la Constitución de Cádiz en España. Dicho documento estaba en contra de los intereses de los aristócratas criollos, quienes finalmente decidieron apoyar a los independentistas.

En esta etapa, el militar Agustín de Iturbide, quien dirigió el ejército Trigarante, y que se enfrentó a Vicente Guerrero, aliado de Morelos y dirigente de las tropas insurgentes del sur, fue quien proclamó el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821.

Asimismo, Iturbide logró convencer a Juan O’Donojú, jefe político de Nueva España, para firmar el documento Tratados de Córdoba en la ciudad de Veracruz, para así declarar definitivamente la Independencia de México el 27 de septiembre de 1821.

Causas y consecuencias de la Independencia de México

A continuación se presentan las principales causas y consecuencias a nivel político, social y económico que derivaron del proceso histórico de la Independencia de México.

Causas:

  • Deposición del rey Fernando VII tras la toma de España por parte de las tropas napoleónicas en 1808.
  • Desigualdad de privilegios existente entre las castas sociales; solo se beneficiaban los aristócratas españoles, mientras que indígenas y mestizos eran obligados a realizar trabajos explotadores.
  • Las reformas borbónicas de la corona española a fin de modificar la administración de las colonias.
  • Influencia de los ideales de la Ilustración, la revolución francesa y la independencia de Estados Unidos.

Consecuencias:

  • Pérdida de poder político y económico para la corona española.
  • Abolición de la esclavitud.
  • Crisis económica a causa de la falta de mano de obra, pues muchos jóvenes se habían alistado a los movimientos armados.
  • Inestabilidad política.
  • Fin de las castas sociales.

Vea también Revolución mexicana.

Personajes principales de la Independencia de México

Miguel Hidalgo y Costilla (1745-1811)

Miguel Hidalgo y Costilla

Fue un sacerdote novohispano que luchó en la primera etapa de los movimientos armados por la independencia de México. Su lucha inició con el reconocido Grito de Dolores. Fue capturado y fusilado el 30 de julio de 1811.

Vea también Miguel Hidalgo y Costilla.

José María Morelos y Pavón (1765-1815)

José Morelos y Pavón

Fue un líder insurgente que luchó por la independencia junto a Miguel Hidalgo y Costilla. Se destacó por tomar el poder en importantes ciudades novohispanas y por establecer el Congreso de Anáhuac.

Agustín de Iturbide (1783-1824)

Agustín de Iturbe

Fue un militar y político novohispano que guio su ejército en contra de los insurgentes. Iturbide pactó con los grupos insurgentes dirigidos por Vicente Guerrero y proclamó el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821. Más tarde, firmó los Tratados de Córdoba junto a Juan O’Donojú, y el 27 de septiembre de ese año logró la Independencia de México.

Adriana Morales
Adriana Morales
Licenciada en letras de la Universidad Central de Venezuela (2008), con Maestría en Gestión y Políticas Culturales (2016) y diplomado de Edición de libros (2011).