Método científico

Ana Zita
Ana Zita
Científica

El método científico es el conjunto de procedimientos por los cuales se plantean los problemas científicos y se ponen a prueba las hipótesis científicas.

Un método es un procedimiento para tratar un conjunto de problemas. En ciencia, el método científico es la estrategia para la investigación y la exploración de lo desconocido.

El método científico y el conocimiento objetivo del mundo constituyen la principal distinción entre la ciencia y la pseudociencia.

El método científico no es un método infalible; la ventaja del método científico es que no es rígido y se puede perfeccionar.

Objetivos del método científico

¿Para qué fines se emplea el método científico? Podríamos decir que el método científico tiene dos objetivos generales: uno intrínseco y otro extrínseco.

Objetivo intrínseco o cognitivo

El objetivo intrínseco o cognitivo es incrementar nuestro conocimiento. Esto es, investigar algo por el mero gusto de saber.

Por ejemplo: el descubrimiento de formas de vida desconocidas, como lo son las bacterias que viven en condiciones extremas. En 1969, de hecho, se identificó la bacteria Thermus aquaticus, la cual vive en una aguas termales cuyas temperaturas llegan a 100°C.

Objetivo extrínseco o utilitario

El método científico nos ayuda a aumentar nuestro bienestar y nuestro poder (objetivos extrínsecos o utilitarios). Mucho del conocimiento básico adquirido es luego empleado para fines útiles.

Por ejemplo, en la actualidad se pueden diagnosticar enfermedades genéticas gracias a una enzima (la Taq polimerasa) encontrada en la bacteria Thermus aquaticus.

Vea también Objetivos de la investigación.

Etapas del método científico

Según Mario Bunge, en su libro Ciencia: su método y filosofía, podemos afirmar que el método científico debe seguir siete distintas etapas o pasos: planteamiento del problema, construcción del modelo teórico, deducción de las consecuencias particulares, prueba de las hipótesis, introducción de las conclusiones en la teoría y la comunicación de los hallazgos. A continuación, explicamos cada una.

1. Planteamiento del problema

En primer lugar, hay que partir del reconocimiento de los hechos, es decir, aquellos hechos específicos relevantes para lo que se quiere investigar o conocer.

De seguida, se pasa al descubrimiento del problema. En este punto, la curiosidad es clave, no importa cuánto sepamos sobre un hecho, si no tenemos curiosidad en descubrir alguna dificultad o problema.

Después, viene la pregunta que nos va a permitir buscar la solución a aquella dificultad que queremos resolver. A esto se le conoce como formulación del problema.

2. Construcción de un modelo teórico

Para responder la pregunta, debemos hacer una selección de los factores pertinentes. Tenemos que suponer las respuestas más adecuadas y posibles, de acuerdo a lo que se conoce.

La invención de las hipótesis no es más que proponer suposiciones que puedan explicar los hechos del problema a resolver.

3. Deducción de consecuencias particulares

Esta etapa consiste en la búsqueda de los soportes teóricos y empíricos ya realizados que nos permitan deducir los mecanismos para probar las hipótesis.

4. Prueba de las hipótesis

Para probar las hipótesis, hay que diseñar y ejecutar los experimentos, mediciones, recolección de datos y otras operaciones necesarias. Es de gran importancia el diseño y la descripción detallada de los experimentos de manera que otros investigadores puedan repetir y validar los resultados.

Una vez recolectados los datos, estos deben ser analizados, clasificados y evaluados. En esta etapa, toma fuerza la estadística.

Luego de la elaboración de los datos, se realiza la interpretación según el modelo teórico. Este es el proceso de inferencia de la conclusión.

5. Introducción de las conclusiones en la teoría

Al interpretar los datos, hay que comparar las conclusiones con las predicciones y considerar si el modelo teórico es aceptado o rechazado.

Si el modelo teórico es rechazado, se debe reajustar el modelo, corregirlo o reemplazarlo.

El método científico no acaba cuando se confirma el modelo teórico; hay una continua búsqueda de problemas, consecuencias o errores en la teoría o los procedimientos empíricos. Para eso siempre serán bienvenidas las sugerencias acerca del trabajo ulterior.

6. Comunicación de los hallazgos

Una parte importante del trabajo científico es la comunicación y la transmisión de la información. Esto se hace a través de artículos científicos, tesis, libros, o conferencias en institutos educativos y de investigación.

Ana Zita
Ana Zita
Doctorado en bioquímica del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas con licenciatura en bioanálisis de la Universidad Central de Venezuela. Investigadora con más de diez años de experiencia en instituciones científicas en Venezuela y Australia. Actualmente divide la redacción de contenidos educativos con la agricultura científica.