Segunda Revolución Industrial

Frank Arellano
Frank Arellano
Profesor de Historia

La Segunda Revolución Industrial fue la siguiente fase de un proceso de avances científicos e invenciones tecnológicas que comenzó con la revolución industrial en el siglo XVIII, provocando el incremento de la producción de bienes y servicios disponibles para la sociedad entre 1850 y 1914.

Los cambios generados por el aumento de la producción en las fábricas tuvieron gran influencia en la economía, la política y la sociedad de muchos países.

En la segunda revolución industrial la gran maquinaria sobrepasó a la producción artesanal, que durante siglos había prevalecido. Los países testigos del crecimiento de sus industrias luego fueron los países desarrollados.

Las investigaciones científicas se conectaron con las necesidades de la industria. Muchos experimentos arrojaron resultados que ayudaron a incrementar la producción de bienes y a bajar sus costos al ser producidos en masa.

Los progresos en la medicina y los servicios sanitarios paso a paso mejoraron la calidad de vida de los habitantes de los países industriales. La propagación de ciertas enfermedades se mantuvo bajo control y la esperanza de vida promedio aumentó.

El crecimiento de las nuevas industrias redefinió el papel de las empresas. Las grandes inversiones de dinero requirieron de las alianzas entre banqueros y dueños de fábricas. Estas sociedades económicas obtuvieron influencia social y poder político, a veces mal habido.

¿Cuándo y dónde sucedió la Segunda Revolución Industrial?

La Segunda revolución industrial se inició en 1850 y se desarrolló hasta 1914, año en el que comienza la Primera Guerra Mundial. Los países que vieron una mayor expansión de su industria fueron Alemania, Francia y Bélgica en Europa. Mientras fuera de ese continente Estados Unidos y Japón fueron los que experimentaron las transformaciones más notables.

La mayor disponibilidad de alimentos y de productos manufacturados en las ciudades contribuyó con el crecimiento urbano. Muchas personas se mudaron del campo a la ciudad para buscar trabajo. Grandes centros metropolitanos como Londres, París, Nueva York, Berlín y Chicago aumentaron su prestigio.

La economía industrial trajo consigo la expansión de los mercados mundialmente. Algunos autores afirman que entre 1870 y 1914 se dio un primer proceso de globalización.

Los países quedaron divididos entre los productores de manufacturas que, como Estados Unidos y Alemania obtenían un alto valor por sus exportaciones y, por otra parte, los países productores de materias primas, como fue el caso de muchos países latinoamericanos y asiáticos. Estos últimos obtenían una renta menor por sus exportaciones.

Solvay Process Company, New York. (1890)
Compañía Procesadora de Solvay, Nueva York, en 1890.

Características de la Segunda Revolución Industrial

  • Se profundizó la investigación científica con fines de aplicación industrial.
  • Hubo diversificación de la industria gracias a los avances en la química, la medicina, la mecánica, la agricultura industrial y las telecomunicaciones.
  • Se dispuso de nuevas fuentes de energía como el petróleo y la electricidad.
  • Las mejoras en los medios de transporte como el ferrocarril, el barco y los automóviles facilitaron el desplazamiento humano y de mercancías.
  • La economía industrial propició la aparición de corporaciones empresariales.
  • Se racionalizó la organización del trabajo con el objeto de acrecentar las rentas de las actividades productivas.
  • Las relaciones económicas se internacionalizaron. Hubo mayor intercambio favorecido por los medios de transporte moderno.
  • Se establecieron marcadas diferencias de clase social.
  • Prosiguió la migración del campo a los centros urbanos.

Causas de la Segunda Revolución Industrial

Hallamos varias causas de la segunda revolución industrial relacionadas con la continuidad de los cambios traídos por la primera fase de esta revolución. Entres estas tenemos:

  • El ininterrumpido desarrollo de la industria aunado a las inversiones de los financistas para crear más industrias y obtener más lucro.
  • Las políticas liberales que dieron acceso a la clase burguesa a espacios de poder. Desde ahí defendieron sus intereses en favor de la industria.
  • El progreso de la ciencia y la aparición de individuos dotados de gran ingenio que hicieron posible aplicar sus conocimientos al desarrollo industrial.
  • La organización racional del trabajo en las fábricas, como en el caso de la compañía Ford, en la que cada obrero tenía una labor específica en la cadena de montaje y un tiempo determinado para completarla.
  • Las políticas de expansión imperialista de los países poderosos. La colonización de territorios en distintos continentes les abrió la puerta para obtener materias primas para alimentar sus industrias, a la vez que abría mercados de compradores de los bienes industriales (productos con valor agregado).

Avances científicos y tecnológicos de la Segunda Revolución Industrial

En la química

Hubo importantes estudios y experimentos científicos que tuvieron aplicación práctica y mejoraron la elaboración de tintes, colorantes y fibras artificiales.

Se perfeccionó la producción de abonos minerales como el fosfato, el ácido fosfórico y la potasa. Con estos abonos se incrementó en gran medida la producción agrícola.

En 1861, el químico belga Ernest Solvay creó un método que permitió reducir el costo y hacer más eficiente la producción de jabón, cristal y papel.

El científico francés Louis Pasteur descubrió en 1864 un proceso térmico (la pasteurización) que permitía reducir la presencia de agentes patógenos en los líquidos. Esto permitió conservar los alimentos en buen estado sin alterarlos.

Entre los avances más importantes destaca el surgimiento de la industria petroquímica. La inmensa fuente de energía obtenida de los derivados del petróleo ha permitido alimentar los motores de combustión interna desde finales del siglo XIX hasta hoy.

En la industria metalúrgica

El hierro continuó siendo importante, no obstante, otros metales como el acero, el aluminio, el cobre, el zinc, el cromo y el níquel demostraron que podían ser usados de muchas formas.

El acero se convirtió en el material más empleado en la segunda fase de la revolución industrial. La aparición del convertidor Bessemer (1855) y el horno de Martin-Siemens (1867) hicieron posible la reducción de los costos en la aleación del hierro con el carbono. A partir de entonces se pudieron producir toneladas de acero para uso industrial.

El acero es un material duro, resistente y más elástico que otros metales. Por eso se utilizó para construir puentes y en la fabricación de máquinas. Sin embargo, al principio fue sobre todo utilizado en la industria armamentística, en la construcción de barcos acorazados, submarinos, etc.

En el transporte

Barco a vapor Canada, 1894
El barco a vapor "Canada". Dibujo publicado en 1894.

El ferrocarril y los barcos a vapor y calderas se hicieron relevantes a lo largo del siglo XIX. Con estos, las materias primas y los productos manufacturados pudieron ser intercambiados desde lejanas distancias con más eficacia, cosa que propició la integración de mercados nacionales e internacionales.

Los medios de transporte moderno se popularizan cada vez más. Hacia 1870, las vías férreas de Europa alcanzan los 100.000 Km de extensión y las de Estados Unidos más de 70.000 Km.

Las innovaciones en la industria naviera abarataron los costos de funcionamiento de los barcos. Se optimizó el uso del espacio para los pasajeros y las mercancías, lo que se tradujo en un costo de fletes y precio de pasajes menor.

En la medicina

Entre los principales progresos médicos hallamos:

  • El desarrollo de la vacuna antirrábica.
  • El descubrimiento del bacilo de la tuberculosis.
  • La aparición de anestesias.
  • La aplicación de los rayos X para el estudio de enfermedades.
  • La sintetización en laboratorio del ácido acetilsalicílico (aspirina), utilizado para el tratamiento de diversos males.

Nuevas fuentes de energía

En la primera revolución industrial las máquinas obtenían energía principalmente del carbón y del vapor. Aunque estas fuentes continuaron siendo utilizadas, poco a poco el petróleo y la electricidad tomarían más relevancia durante la segunda revolución industrial.

La electricidad mejoró la iluminación doméstica y pública. Además, se aplicó en las telecomunicaciones. Como la electricidad se podía transportar sin tantos inconvenientes, pronto sería usada por las industrias alejadas de los grandes yacimientos de carbón.

Alteraciones en la organización del trabajo

Frederick Taylor (1856-1915) crea una teoría de la gerencia del trabajo que procura potenciar los rendimientos y las ganancias empresariales. La división de las tareas productivas aumenta y el rol del obrero decae al cumplir con tareas cortas y repetitivas que lo especializan en un solo quehacer.

El taylorismo intensifica la estandarización de los productos y en la fábrica separa la labor manual de la intelectual.

Estas prácticas se acentúan con el fordismo. Henry Ford (1863- 1947) creó la cadena de montaje y la aplicó en las fábricas de automóviles. La compañía Ford desde 1908 fue capaz de producir numerosos automóviles en poco tiempo. Al bajar los precios de los autos gracias a ese método, más personas de la clase media pudieron adquirirlos.

Principales inventos tecnológicos de la Segunda Revolución Industrial

El motor a explosión

Fue inventado por Nikolaus A. Otto en 1876. Es un tipo de motor que funciona por combustión interna. Es decir que genera energía mecánica a partir de energía química de un combustible como la gasolina. Este invento fue fundamental para el desarrollo posterior de la industria automovilística.

El automóvil

En 1886, Karl Benz patenta el primer automóvil accionado por un motor de combustión interna. El motorwagen fue considerado ineficiente. Sin embargo, con el tiempo estos vehículos revolucionarían la industria del transporte a nivel global.

Auto de la Northern Manufacturing Company, 1905.
Auto producido por la Northern Manufacturing Company, 1905.

El teléfono

Su verdadero inventor fue Antonio Meucci. No obstante, fue Alexander Graham Bell quien patentó el primer dispositivo telefónico en 1876. El teléfono permitió la comunicación masiva a grandes distancias de forma más eficiente que la permitida por el telégrafo.

La bombilla incandescente

Joseph Swam desarrolló la primera lámpara incandescente aprovechando las investigaciones de Michael Faraday sobre el campo magnético alrededor de un conductor que lleva corriente eléctrica. Swam obtuvo la patente británica de su artefacto en 1879.

Un año después Thomas Alva Edison patentó la bombilla incandescente con filamento de carbono. Las lámparas eléctricas cambiaron la forma en que los hogares y los espacios públicos se iluminan.

La turbina de vapor

La turbina de vapor moderna fue inventada por Sir Charles Parsons en 1884. Esta turbomáquina posibilitó la generación barata y abundante de electricidad.

El cinematógrafo

Los hermanos August y Louis Lumiére estudiaron la forma de mostrar imágenes en movimiento. Con este invento, en 1895 hicieron la primera proyección cinematográfica pública. Así dio su primer paso la industria del cine.

La radio

Tras múltiples desarrollos y estudios acerca de la comunicación inalámbrica, Guglielmo Marconi consiguió en 1901 recibir una señal en Canadá desde el Reino Unido.

El progreso de esta tecnología causó el avance de la radio transmisión. En 1906 ya era posible transmitir señales de voz humana usando las ondas de radio descubiertas por Marconi.

El avión

En los Estados Unidos, en 1903, los hermanos Wilbur y Oliver Wright fueron capaces de realizar el primer vuelo sostenido y controlado de una nave impulsada por motor. Poco a poco esta tecnología mejoró y hoy en día es uno de las más importantes medios de transporte en el mundo.

Vea también Revolución Industrial.

Consecuencias de la Segunda Revolución Industrial

  • El capitalismo se afianzó como modelo económico hegemónico globalmente.
  • Los medios de transporte modernos incrementaron la exportación e importación de bienes y servicios.
  • La migración desde el campo hacia la ciudad continuó. Hacía falta más obreros en las industrias y menos manos en las faenas agrícolas.
  • Toma relevancia la clase obrera, o proletariado. Surgen las organizaciones sindicales y partidos de los trabajadores para demandar mejores salarios y mejores condiciones de vida.
  • Aparecen nuevos hábitos de consumo estrechamente ligados a la vida urbana y a los gustos de la emergente clase media.

Nuevas potencias en el escenario internacional

Inglaterra se destacó como la principal potencia durante la primera revolución industrial. En la segunda etapa de la revolución sobresalen Estados Unidos, Alemania y Japón.

Estados Unidos acrecentó sus dominios sobre el continente norteamericano con la expansión al oeste. De esa forma, se apropió de más recursos naturales que suministraron energía y materias primas para su creciente industria. El valor de la producción industrial estadounidense se aceleró vertiginosamente.

Alemania (bajo el nombre de Prusia) vivió el proceso de unificación nacional que dio pie tanto a una política estable como a la seguridad de los financistas para apoyar la industrialización. La expansión de la industria también estuvo fundada en el conocimiento técnico de sus ingenieros y científicos.

En Japón se llevó a cabo la restauración Meiji. Esta propuso reformas para modernizar al país y sacarlo del aislamiento internacional que había sido tradicional. Japón adoptó los mecanismos de producción industrial occidentales y la eficiencia mostrada causó su despegue económico.

La competencia entre las potencias suscitada por el avance de la industria y la búsqueda de mercados internacionales fue fuente de tensión internacional. Por último, los desacuerdos generados por estas diferencias se pueden contar entre los factores que llevaron a las potencias europeas a la Primera Guerra Mundial.

Vea también Primera Guerra Mundial.