Seres vivos

Ana Zita
Ana Zita
Doctora en Bioquímica

Un ser vivo es toda aquella criatura que nace, crece, se alimenta, se reproduce y muere. En este sentido un ser vivo es una unidad organizada capaz de captar elementos de su entorno para producir y mantener sus estructuras internas, reaccionar a cambios y multiplicarse.

Así, un ser vivo toma del exterior los recursos para "construirse", se mueve si algo lo está molestando y puede crear otro ser vivo parecido a él.

Definir un ser vivo no es una tarea fácil. De hecho, si quisieramos definir qué es un ser vivo en otro planeta o galaxia, probablemente tendríamos que tomar en cuenta otras características.

Por lo pronto, en el planeta Tierra, todo ser vivo está hecho de células. Cualquier acción que produce un ser vivo está determinada por sus células y por el contenido de las mismas. Un simple ser vivo es un organismo.

Características de los seres vivos

Todos los seres vivos comparten características claves que, en conjunto, sirven para definir lo que es la vida. Estas características son:

Orden

Los organismos vivos presentan estructuras ordenadas que se coordinan entre sí. Todos los seres vivos están hechos de una o más células. En los organismos multicelulares, como los humanos y los animales, las células se organizan en tejidos, los tejidos en órganos y estos en sistemas de órganos.

También es el caso de los organismos unicelulares. Dentro de la propia célula existe un orden y una organización que contribuye a mantener las funciones vitales de la célula.

Respuesta a estímulos

Todos los seres vivos interactúan con su medio ambiente al responder a diferentes estímulos, por ejemplo, las plantas crecen en respuesta a la luz. Un estímulo es cualquier agente físico o químico que origina una reacción en un organismo. En el ejemplo anterior, la luz representa el estímulo que hace que la planta crezca.

Cuando acercas la mano al fuego, sientes dolor. Esto hace que alejes la mano como un mecanismo de protección contra el dolor y las consecuencias de una quemadura. ¡Estás vivo!

Crecimiento y desarrollo

crecimiento
Desde que nacemos, pasamos por varias etapas de crecimiento y desarrollo.

Los seres vivos crecen y se desarrollan. Un niño fue inicialmente un embrión, luego un bebé, y con el tiempo crecerá hasta ser un adulto.

Lo mismo ocurre con plantas y animales. De la semilla sale una plántula que puede crecer hasta ser un árbol. Un pollito salió inicialmente de un huevo. Todos estos cambios están grabados en el ADN de cada organismo.

Homeostasis y regulación

La homeostasis se refiere a la capacidad de los organismos para mantener sus condiciones internas en niveles estables y constantes. Para esto, los organismos vivos tienen mecanismos de regulación. Los seres humanos mantienen su temperatura a 37°C, ya sea si están en ambientes fríos o cálidos.

Metabolismo

La vida es una suma de reacciones químicas interconectadas, que requieren de energía y nutrientes para ser llevadas a cabo. Las plantas usan la energía del sol para obtener sus nutrientes; los animales requieren alimentarse de otros seres vivos para mantener su metabolismo.

Todos los organismos necesitan alimentarse para sobrevivir. Aquellos seres que producen su propio alimento se conocen como autótrofos, mientras que los que se alimentan de otros seres vivos son heterótrofos.

Reproducción

division bacteriana
Ejemplo de cómo una bacteria se reproduce.

Los seres humanos tienen bebés, los perros tienen cachorritos y las plantas tienen semillas. Esto es lo que llamamos reproducción. Cuando los seres vivos se reproducen les transmiten su información genética a sus hijos. ¡Hasta los seres unicelulares se reproducen!

Los seres vivos se multiplican a través de diferentes mecanismos de reproducción, ya sea por división celular o por estructuras especializadas.

En las plantas, la flor es la estructura de reproducción. En los animales, muchas especies se diferencian en macho y hembra, con órganos reproductores específicos.

Las bacterias y otros seres unicelulares se reproducen por división celular.

Evolución

La evolución es la capacidad de los organismos de sobrevivir en el tiempo a través de la adaptación a las condiciones ambientales y a la transmisión de estas características a su descendencia.

Las características de los organismos que les ayudan a ajustarse a su medio ambiente son llamadas adaptaciones. Por ejemplo, el camaleón puede cambiar el tono de su piel para pasar desapercibido por su presa.

Vea también Evolución

Clasificación de los seres vivos

Los seres vivos pueden ser clasificados en tres grandes grupos o dominios. Los tres dominios de la vida son:

  • Bacteria: organismos unicelulares procariotes, esto es, su ADN no está envuelto en un núcleo.
  • Archaea: son también organismos unicelulares procariotes, que se diferencian de las bacterias por su pared celular.
  • Eukarya: en este dominio se encuentran las plantas, los animales, los hongos y las algas. Se caracterizan principalmente por que su ADN está dentro de una membrana nuclear, es decir, son eucariontes.

Los dominios a su vez se dividen en reinos. Los reinos mejor conocidos son el reino Animalia (animal), el reino Plantae (vegetal), el reino Fungi (hongos) y el reino Eubacteria (bacterias).

La clasificación de los seres vivos continúa por el Phylum, las clases, el orden, la familia, hasta llegar al género y la especie. El género y la especie de un ser vivo son como su apellido y su nombre, lo que conocemos como el nombre científico.

Composición de los seres vivos

De todos los elementos de la tabla periódica, los seres vivos están compuestos por apenas unos pocos elementos. Los elementos más abundantes son el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno y el carbono. Otros elementos fundamentales, pero que se encuentran presentes en menores cantidades, son: el calcio, el magnesio, el fósforo, el hierro, el sodio y el cloro.

Un oxígeno y dos hidrógenos se juntan para formar el agua, que es indispensable para el mantenimiento de la vida en la tierra. Otros elementos forman otras moléculas, como proteínas, azúcares y grasas, imprescindibles para la construcción y el mantenimiento de la célula.

¿Son los virus seres vivos?

Los virus son estructuras interesantes que poseen material genético y proteínas, pero no son una célula. Estos virus tienen la capacidad de entrar en una célula, y allí se aprovechan de la misma para multiplicarse. Sin ayuda de la célula, que ellos invaden, los virus no pueden multiplicarse.

Sabemos de virus que evolucionan, pero no sabemos cómo lo hacen. Los virus no tienen metabolismo, no necesitan de alimento para sobrevivir, y tampoco necesitan de mecanismos de regulación. Por todo esto, los virus no son considerados seres vivos.

Vea también:

Ana Zita
Ana Zita
Doctora en Bioquímica por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), con licenciatura en Bioanálisis de la Universidad Central de Venezuela.