Texto argumentativo

El texto argumentativo es la exposición escrita de una idea, opinión o enunciado, que se construye por medio de argumentos.

Tiene como principal objetivo el lograr convencer a su lector o público. Para ello, el texto argumentativo utiliza recursos que ayudan a validar sus razonamientos, como pruebas científicas, investigaciones, ensayos, estadísticas y datos.

Los textos argumentativos pueden estar basados en opiniones y en hechos reales, suelen ser utilizados en el campo de las ciencias, sumarios judiciales, ensayos, artículos especializados, artículos de opinión, entre otros.

Características del texto argumentativo

  • Tienen una tesis central, es decir, una proposición esencial que se intentará demostrar a medida que se desarrolle su defensa.
  • Buscan convencer, reafirmar o hacer cambiar de opinión a las personas sobre un determinado tema o asunto.
  • Pueden utilizar fuentes de investigación que buscan reafirmar lo que se expone, utilizando algún tipo de fuente bibliográfica como sustento de la tesis central. De esa forma le otorgan validez al argumento.

Estructura de un texto argumentativo

Un texto argumentativo sigue una estructura que pasa del planteamiento inicial de una tesis, al desarrollo del argumento y su conclusión.

Tesis

También llamada base o idea fundamental, es aquel pensamiento, razonamiento, idea, que se quiere demostrar por medio del texto.

Debe estar formulada de tal manera que sea clara y fácil de entender, y que se enfoque en una sola cuestión.

Por ejemplo:

“No ser conscientes con el consumo del agua podría tener consecuencias catastróficas para la vida humana”

Este será nuestro argumento principal, y para defenderlo recurriremos a todos los argumentos que dispongamos. La tesis marca el camino por el cual desarrollar nuestro razonamiento.

Desarrollo del argumento

En el desarrollo del argumento debemos sustentar nuestra tesis.

En el caso de la tesis previamente mencionada, tendríamos que echar mano de argumentos, datos, informaciones o estadísticas que nos permitan fundamentar el por qué nuestro punto de vista sobre el asunto es válido.

¿Cómo lo hacemos? Planteando una serie de interrogantes que iremos despejando conforme avanza nuestro texto argumentativo.

Por ejemplo:

  • ¿Qué significa ser conscientes con el consumo del agua?
  • ¿Por qué el agua es un recurso vulnerable?
  • ¿Por qué el agua es importante para la vida humana?
  • ¿Qué estragos causa la sequía en países con menor acceso al agua?
  • ¿Cuál es el costo de agua desperdiciada por una familia a lo largo de un año?
  • ¿Cómo hubiera beneficiado a una familia con problemas de acceso al agua el líquido desperdiciado por otra familia?
  • ¿Cuál es el impacto económico de una sequía (cosechas perdidas, menos empleo, racionamiento y escasez de agua, etc.)?
  • ¿Cómo podría agudizarse el problema de acceso al agua en el futuro si no tomamos medidas a tiempo?
  • Refutación de contraargumentos hacia el uso consciente del agua.

Aquí podemos emplear citas textuales, trabajos de investigación, estudios de instituciones reconocidas, publicaciones prestigiosas (periódicos o revistas) que sustenten nuestro argumento.

Conclusión

La conclusión o síntesis de nuestro argumento es el cierre de todo lo que hemos ido explicando a lo largo del texto.

Aquí podemos sintetizar todos los razonamientos e ideas que sustentan nuestro argumento. También podemos recapitular sobre los aspectos más destacados de nuestra argumentación.

Tomando como ejemplo la tesis anteriormente planteada, la conclusión debería resumir de forma muy clara y sencilla por qué debemos ser conscientes con el consumo de agua basados en todo lo anteriormente dicho.

Tipos de textos argumentativos

Los textos argumentativos pueden ser:

Textos argumentativos científicos

Son aquellos textos que intentan demostrar una tesis por medio de diversos estudios, pruebas y recopilación de información.

Este tipo de textos pretenden reafirmar teorías ya establecidas, mejorarlas o contradecirlas.

Los textos argumentativos de tipo científico pueden presentarse en forma de informes, monografías y abarcar las ramas de las ciencias y la literatura. El siguiente es un ejemplo de una tesis para un texto científico:

“Las dietas bajas en carbohidratos ayudan a reducir la inflamación en el organismo ”

Textos argumentativos legales

Corresponden al tipo de texto argumental en el que se necesita la defensa de una causa, para ello, este tipo de texto se valdrá de pruebas y datos que puedan ser comprobados evitando dejar espacio a dudas.

En este tipo de textos podemos encontrar las sentencias, las demandas, los recursos de amparo, apelaciones, divorcios, entre otros.

El argumento de un texto legal puede demostrar que algo ha sido realizado fuera de la ley o atenta contra el bienestar público. Para ejemplificar esto podríamos utilizar la premisa que el uso de pesticidas de amplio espectro es capaz de producir alimentos tóxicos y cancerígenos.

De esa forma, para elaborar nuestra demanda debemos apoyarnos en estudios médicos, datos estadísticos y toda la información relacionada que demuestre que esto es así.

Textos argumentativos ensayísticos

El ensayo es un tipo de texto argumentativo que puede llegar a ser subjetivo. Intenta desarrollar una idea basándose en investigaciones, creencias y reflexiones de su autor.

El ensayo abarca varios campos académicos, especialmente el concerniente a las ramas artísticas, literatura, arte, cine.

Los ensayos suelen tener una extensión más o menos corta y, en algunos casos, cumplen una función estética.

En los ensayos podemos encontrar el ensayo crítico, el ensayo científico, ensayo literario, ensayo filosófico y ensayo histórico. Ejemplo:

Ensayo sobre cómo afecta la contaminación del agua a nuestra salud.

Textos argumentativos periodísticos

Son textos argumentativos que se basan en eventos del acontecer mundial, nacional o local y hablan de hechos que son reales, tangibles y polémicos.

En los textos argumentativos de tipo periodístico el autor invita a su audiencia a ver, desde sus ojos, la perspectiva de un asunto.

Esto lo hace desplegando sus ideas de tal manera que logre convencer o reafirmar la opinión que tiene el lector sobre lo expuesto.

En este tipo de textos encontramos el artículo de fondo, el editorial, los artículos de opinión, y las cartas de los lectores. Un ejemplo para el titular de un artículo de opinión sería:

Las redes sociales: ¿Cómo afectan en el rendimiento escolar?

Textos argumentativos publicitarios

La publicidad es un tipo de texto argumentativo que establece como estrategia principal lograr persuadir y orientar a su público a consumir un producto, comportamiento o idea.

Como texto argumentativo se vale de las tendencias, creatividad, originalidad y utiliza esto para posicionarse en su meta.

Un ejemplo del uso de la argumentación en un texto publicitario equivaldría a lo siguiente:

El consumo regular de cacao mejora la salud general: pruebe Cacao Altaflor, el mejor cacao del mundo

8 pasos para hacer un texto argumentativo

Elaborar un texto argumentativo es muy fácil si se siguen los pasos que te presentaremos a continuación:

1. Establecer una idea central o base para tu argumento

Este primer paso es el más importante porque te ayudará a establecer los objetivos que quieres alcanzar al desarrollar tu argumento.La idea que tienes debe estar concentrada en pocas frases, ser descrita con palabras fáciles y de forma que no enrede a tus lectores.

2. Elaborar una lista de preguntas sobre tu tesis

Responder a las preguntas: ¿qué?, ¿cómo?, ¿cuándo?,¿dónde? y ¿por qué?, te serán útiles para ayudarte a darle cuerpo y orden a tu texto argumentativo. Esta es una manera de elaborar un primer esqueleto de tu discurso y de ordenar las ideas que tienes en tu cabeza.

3. Realizar una búsqueda bibliográfica

Si tu texto argumentativo es para la escuela o universidad, haz una búsqueda preliminar de todos aquellos autores o estudios que ya han investigado aspectos relacionados a tu argumento. Al elaborar una lista de posibles fuentes bibliográficas, estás llenándote de información adicional que seguramente no sabías que estaba y que te puede ayudar mucho a darle fuerza y sentido a tu tesis.

4. Usar la pirámide invertida

Este es un recurso muy provechoso en ámbitos académicos y consiste en optimizar la presentación del texto colocando la información más importante en los primeros párrafos de tu escrito. La relevancia de lo que se quiere decir irá descendiendo hasta llegar a la punta de la pirámide, en la que ya se habrán abordado todos los elementos fundamentales y secundarios de nuestro argumento.

5. Añadir citas textuales

Poder usar las citas de otros autores, además de darle fuerza a tu escrito, también te ayuda a ahondar en aspectos de tu argumento que quizás otros desconocen y puede ser muy útil para hacer más claro tu mensaje.

6. Realizar un primer borrador de tu texto

Al crear una primera versión de tu texto podrás visualizar qué cosas posee tu texto y cuales te falta abordar. Es una forma de ver por primera vez cuál es el cuerpo de tu texto argumentativo e irlo mejorando conforme vayas completando la información faltante y enlazando tu discurso.

7. Pedir ayuda para la revisión final

Al tener la versión definitiva de tu texto argumentativo puedes pedir a un amigo, familiar o profesor, que te ayuden en la revisión general de la redacción de tu texto. Esta es una forma de conocer desde la perspectiva de alguien más sobre qué cosas podrías mejorar de tu escrito o simplemente eliminar de él.

8. Concluir haciendo un resumen de todos los aspectos importantes

Para hacer una buena conclusión de tu texto argumentativo vuelve a leer tu trabajo y señala para ti mismo aquellos factores que te parecen más relevantes. Organízalos y luego desarrolla la conclusión enlazando estas ideas de forma coherente y corta.

Esto le dará a tus lectores una especie de extracto sobre lo que aprendieron en tu texto y la visión general de lo que se ha hablado en él.

6 tipos de argumentos que puedes usar en tu texto

Los textos argumentativos se sustentan en diferentes tipos de argumentos.

Hay una infinidad de tipos de argumentos que podríamos usar para elaborar nuestros trabajos académicos. Aquí te vamos a explicar los 6 tipos de argumentos más importantes.

Argumentación lógica

Siguen una cadena de proposiciones que nos permiten deducir de ellas una conclusión. Un ejemplo de ello sería:

Todos los alimentos vegetales tienen vitaminas y minerales, las espinacas son un alimento vegetal, por lo tanto, las espinacas tienen vitaminas y minerales.

Argumentación por analogía

La argumentación por analogía se refiere aquellos razonamientos en el que la conclusión resulta de la comparación de otras situaciones muy similares a ella.

Un ejemplo para los argumentos por analogía podría ser el siguiente:

Todos los niños aprenden a caminar alrededor del año de edad, entonces, mi hijo que está próximo a cumplir el año de edad empezará a caminar en ese mismo periodo.

Argumentación por generalización

La argumentación por generalización está relacionada con las leyes de causa y efecto, es decir, la conclusión que resulta nace de un conjunto de experiencias similares y continuas ocurridas previamente.

Un ejemplo de ello puede ser:

Todos los japoneses tienen los ojos rasgados. Luis tiene los ojos rasgados, seguramente Luis es japonés.

Argumentación por causa

Es un argumento que se basa en el resultado de los efectos que pueden desencadenar una acción o hecho determinado.

Ejemplo de un argumento por causa puede ser:

Fumar ocasiona cáncer de pulmón. Si fumas tendrás cáncer en los pulmones.

Argumentación afectivo-emotivo

Este tipo de argumento se construye basado en emociones: deseo y miedo, ira, amor. Se utilizan para conmover a la audiencia de manera que rechace o empatice con la acción que ocurre.

Es un argumento que intenta conectar usando la emoción con su receptor. Ejemplo de ello es:

Los niños en África no reciben juguetes ni regalos en Navidad. En cambio, son obligados a trabajar durante todo el año. ¿Qué estrategias podemos utilizar para ayudar a los niños en África?

Argumentación por autoridad

Este argumento se basa en la creencia o confianza de quien produce el razonamiento, es decir, no toma en cuenta el qué o cómo, sino la persona que ha elaborado el argumento.

En muchos casos, este tipo de argumentación resulta inválida pues no posee pruebas que comprueben su verdad. Ejemplo de ello podría ser:

"Científicos de la Universidad de Harvard afirman que beber una cerveza al día es más saludable que beber leche"