Causas de la Segunda Guerra Mundial

Frank Arellano
Frank Arellano
Profesor de Historia

La Segunda Guerra Mundial se disputó durante seis años. El conflicto comenzó en Europa con la invasión de Alemania a Polonia el 1 de septiembre de 1939 y terminó en Asia, cuando Japón firmó su rendición ante los Estados Unidos, el 2 de septiembre de 1945.

Los tratados de paz impuestos sobre los perdedores en la Primera Guerra Mundial produjeron insatisfacción y ánimos de revancha en esos países. Es así como hallamos los elementos que llevaron a los nazis al poder en Alemania. Las ambiciones políticas de Hitler y sus alianzas con otros gobiernos dictatoriales terminaron por originar la catastrófica guerra. A continuación presentamos sus causas.

1. El Tratado de Versalles (1919)

Fue el tratado que puso fin a la Primera Guerra Mundial y estableció las condiciones para mantener la paz. Entró en vigencia en enero de 1920, y desde entonces causó rechazo en la población alemana. A este país se le acusó de ser responsable por iniciar la guerra y por sus daños morales y económicos.

Alemania firmó bajo protesta, pero garantizó que pagaría indemnizaciones, reduciría su ejército y que aceptaría la pérdida de territorios. En la década de 1930, los nazis usaron el repudio al tratado de Versalles para promover su ultranacionalismo y potenciar el enojo contra Francia y Gran Bretaña.

Mapa alemania 1919
Mapa de Alemania en 1919, después de la firma del Tratado de Versalles. Las zonas en color negro muestran el territorio perdido; la zona negra con puntos blancos, el corredor de Danzig; y las zonas blancas con puntos negros, los territorios que estarían sujetos a votación para reintegrarse a Alemania a futuro.

2. La Gran Depresión económica

Aunque comenzó en Estados Unidos con el crac financiero de 1929, pronto afectó a muchos otros países. La industria alemana sufrió, ya que muchas fábricas tuvieron que cerrar. Los obreros alemanes sin trabajo desconfiaron del orden democrático y quisieron respuestas para la mala situación económica.

Los discursos del Partido Nazi (NSDAP) prometían mejorar la condición del pueblo germano, a la vez que señalaban a otros como culpables de la crisis. Aseguraban que el problema lo engendraban los banqueros judíos, las ambiciones del gobierno francés, etc. Así, los nazis lograron el apoyo político que los llevó al poder.

3. El nazismo alcanza el poder en Alemania (1933)

Marcha de Partido NacionalSocialista
Adolf Hitler, aclamado por una muchedumbre del Partido Nazi en la ciudad de Nuremberg. Imagen de: Archivos digitales nacionales de Polonia, Narodowe Archiwum Cyfrowe.

El NSDAP llegó al poder mediante elecciones en 1933. Adolf Hitler era el líder de este partido que había obtenido el 43.91 % de los votos. Así pudo ascender al cargo de Canciller alemán, posición desde la que comenzó a cambiar el sistema institucional del país hasta convertirlo en el Tercer Reich. El gobierno de ese modo instauró un sistema totalitario.

4. El rearme alemán

Ya en el poder, los nazis decidieron incumplir con las cláusulas militares del Tratado de Versalles. En 1935, Alemania comenzó a aumentar el número de reclutas y oficiales de su ejército e invirtió en la producción de armamento pesado.

5. El expansionismo de la Alemania nazi

A lo largo de la década de 1930, Alemania buscó retomar las regiones que había perdido con la firma en Versalles, en 1919. Apenas Adolf Hitler tuvo poder suficiente, ejecutó movimientos como la remilitarización de Renania en 1936, se anexó el territorio austríaco en 1938, y decidió ese mismo año la ocupación de los Sudetes, pertenecientes a Checoslovaquia.

El mundo se hallaba desconcertado ante tales acciones y no sabía cómo contestar sin provocar otro cruento conflicto, como el de la "Gran Guerra". La paz de Versalles era cada vez más frágil.

Vea también:

6. El expansionismo de la Italia fascista (1935-1939)

Alemania no era la única que deseaba expandir sus territorios. Benito Mussolini, el líder de la Italia fascista quería recuperar la gloria del antiguo imperio romano. En su intento de conquistar tierras, ordenó la invasión de Etiopía en 1935. La Sociedad de las Naciones criticó duramente este movimiento italiano, pero no dio una respuesta a la crisis.

En ese contexto, uno de los pocos países que apoyó a Italia fue Alemania, por lo que se tendieron puentes para una alianza. Cuando Hitler llevó a cabo la ocupación entera de Checoslovaquia, Mussolini se lanzó a la conquista de Albania. La amistad entre ambos se selló con el Pacto de Acero el 22 de mayo de 1939.

7. El expansionismo imperial japonés y la invasión a China (1937)

Soldados chinos 1938
Soldados de la resistencia china cruzando el río Amarillo (1938)

Japón se convirtió en una potencia militar y económica desde finales del siglo XIX. Este país tuvo así la creciente necesidad de abastecerse de materias primas y de controlar territorios en donde hallarlas. Por eso, en el siglo XX, Japón ya había extendido su mirada sobre el continente asiático, replicando con sus acciones el colonialismo de las potencias europeas.

En la década de 1930, el imperio japonés dominaba la región de Manchuria, donde estableció el Estado de Manchukuo, que obedecía sus intereses. Luego, Japón invadió toda la zona nororiental China en 1937, en vista de la debilidad ocasionada por su guerra civil.

Comunistas y nacionalistas chinos se enfrentaban ahora a un enemigo mayor: las fuerzas imperiales japonesas. Los EE.UU. e Inglaterra apoyaron financieramente a las guerrillas chinas del Kuomingtan (Partido Nacionalista) e impusieron embargos a Japón. Las tensiones generadas por esos castigos económicos pronto causaron que Japón atacara a los Estados Unidos.

8. El pacto Ribbentropp- Molotov (1939)

En su escalada expansionista, Alemania tenía como próximo objetivo recobrar el control del corredor de Danzig y zonas de Polonia. Como su ataque iba a tener efectos en Europa del Este, necesitaba asegurarse de no entrar en problemas con la Unión Soviética.

Así, en agosto de 1939, diplomáticos de Alemania y la Rusia soviética negociaron un acuerdo: el "Tratado de no Agresión entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)", conocido como pacto Ribbentropp-Molotov.

Ambos países concertaron la creación de dos esferas de influencia sobre Europa del Este: una germana y la otra soviética. Además, pactaron no aliarse con naciones que afectaran sus intereses. El acuerdo le abrió el camino a Alemania para invadir a Polonia en pocas semanas. Luego, el pacto se disolvió, pues en 1941, Alemania también invadió a la URSS.

9. La invasión alemana de Polonia

Polonia invasión 1939
El pacto Ribentropp-Molotov permitió que el Tercer Reich alemán y la Unión Soviética tomaran acciones convenidas en 1939. El mapa muestra a la Segunda República polaca atacada desde el oeste por Alemania y desde el este por la URSS. Imagen cortesía de: Listowy. (CC BY-SA 3.0)

Esta fue la causa detonante de la Segunda Guerra Mundial. El 1 de septiembre comenzó el ataque. Antes del amanecer, la fuerza aérea alemana bombardeó la ciudad de Wieluń. Los intentos de Inglaterra y Francia para detener el avance de Hitler habían sido inútiles. Dos días después, el 3 de septiembre, tanto Inglaterra como Francia le declararon la guerra al Tercer Reich. Así, el conflicto inició su escalada.

Adolf Hitler le comunicaba a sus seguidores que se estaba haciendo justicia. Alemania recuperaba el lebensraum (espacio vital), para el desarrollo de su pueblo. Pero, la verdad es que el canciller alemán fue ambicioso en extremo, no sólo buscando recobrar territorios poblados por alemanes, sino invadiendo y ocupando espacios bajo soberanía de otras naciones.

Los aliados, sin embargo, no le declararon la guerra a la URSS, aunque Stalin también invadió a Polonia el 17 de septiembre de 1939. No hubieran podido enfrentarse a Alemania y a Rusia al mismo tiempo. Además, sabían que en el fondo la Unión Soviética comunista y la Alemania nazi eran adversarias ideológicas.

En cualquier momento, su pacto se disolvería; y así ocurrió el 22 de junio de 1941. La Operación Barbarroja lanzada por Hitler sobre la URSS hizo que esta se uniera al bando de sus contrarios, con consecuencias catastróficas para el proyecto del Tercer Reich.

La Segunda Guerra Mundial lamentablemente terminaría por convertirse en el conflicto armado más devastador que haya tenido lugar en la historia de la humanidad.

Bibliografía

Childers, Thomas (2019) El Tercer Reich: una historia de la Alemania Nazi. Editorial Crítica.

Gordon, David (2006) "The China-Japan War, 1931-1945". The Journal of Military History, Vol.70, número 1, páginas 137-182.

Nicolle, David & Ruggeri, Raffaele (1997) The Italian Invasion of Abyssinia 1935–1936. Ed. Osprey Military.

S.A. (2017) The Start of World War II: The History of the Events that culminated with Nazi Germany's Invasion of Poland. Charles Rivers Editors.

Vea también: