Tratado de Versalles

Frank Arellano
Escrito por Frank Arellano
Profesor de Historia

El Tratado de Versalles fue un compromiso de paz firmado por decenas de países el 28 de junio de 1919 para poner fin a la Primera Guerra Mundial. Este se firmó en el Palacio de Versalles, a pocos kilómetros de París, la capital de Francia. De ahí procede su nombre.

El Tratado de Versalles acabó definitivamente el estado de guerra entre el Imperio Alemán del segundo Reich, y los países aliados: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, entre otros.

Antes del Tratado de Versalles se había firmado entre las partes en guerra el Armisticio de Compiègne en noviembre de 1918, con el que habían terminado las batallas. No obstante, fueron necesarios muchos meses de negociación en la Conferencia de París para llegar a acuerdos y al documento que se firmó en Versalles en 1919.

El Tratado de Versalles entró en vigencia el 10 de enero de 1920. La verdad es que muchos de los participantes de las negociaciones quedaron insatisfechos con el resultado final. En general, Alemania fue muy perjudicada con los términos del tratado, ya que se la responsabilizó por los daños morales y económicos derivados de la entonces llamada “Gran Guerra”.

El gobierno alemán firmó el Tratado de Versalles bajo protesta. Grandes sectores de la población alemana lo consideraron como una paz impuesta. En el tratado quedaba establecido que Alemania pagaría mucho dinero en indemnizaciones a sus rivales en la guerra, perdería parte de su territorio y tendría que reducir drásticamente su ejército.

El resentimiento generado por el Tratado de Versalles hizo que el pueblo alemán rechazara al sistema democrático instaurado en ese país en 1919. Por esa razón, durante la década de 1920, los ciudadanos alemanes apoyaron ideas políticas radicales que contribuyeron con el ascenso del partido Nacional Socialista encabezado por Adolf Hitler.

Principales Puntos del Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles está compuesto de quince partes que contienen artículos y cláusulas acerca de las pautas que Alemania debía seguir una vez firmado el pacto de paz. Las partes determinaban acuerdos en el orden territorial, económico, militar e institucional.

Reunión de comité en Conferencia de Paz de París.
Reunión del comité de países aliados en París, 1919.

Artículos y cláusulas territoriales

Hicieron que Alemania perdiera más de 70.000 km cuadrados de su territorio y aproximadamente 10 % de la población del país, que ahora quedaba fuera de sus fronteras. Regiones alemanas de Europa pasaron a manos de Francia, Bélgica, Polonia y Lituania.

Alemania también debió entregar las regiones coloniales bajo su tutela en África y Nueva Guinea. La mayor parte de estos territorios, entre los que se encontraban Camerún, Togolandia, Tanganica y Namibia se repartieron entre Inglaterra y Francia.

Cláusulas económicas

Estas cláusulas establecieron que Alemania debía pagar el equivalente de 35 mil millones de dólares en compensación a los países afectados durante la guerra. Además, Alemania tenía que entregar buena parte de sus barcos mercantes, millones de toneladas de carbón y miles de cabezas de ganado para enmendar los daños causados a sus rivales en el conflicto.

Si bien el Tratado de Versalles fue irrespetado en la época del gobierno nazi entre 1933 y 1945, luego Alemania asumiría su responsabilidad con los pagos. En octubre del año 2010, el gobierno de la Canciller alemana Ángela Merkel abonó el último pago de las indemnizaciones.

Cláusulas militares

Alemania se vio obligada a reducir su ejército a 100.000 efectivos. Encima de esto tuvo que acabar con su fuerza aérea, sus submarinos y su artillería pesada. Tampoco podría fabricar armamento nuevo de guerra y eliminar la recluta para el servicio militar obligatorio.

Cláusulas institucionales

El punto más importante fue la creación de la Sociedad de las Naciones. Esta institución se creó con el fin de evitar futuras guerras y de darle más peso a la diplomacia internacional. Al principio estuvo compuesta por 42 países, llegando a alcanzar 57 miembros en su mejor momento.

La Sociedad de las Naciones fracasó al no poder resolver los conflictos generados por la Gran Depresión económica de la década de 1930 y por el ascenso de los nazis en Alemania. Sin embargo, su historia es relevante ya que fue un importante precedente de la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cláusula de la culpabilidad de la guerra

El artículo 231 del Tratado de Versalles forzó a Alemania a reconocer la responsabilidad de haber causado la guerra y de ocasionar daños a otras naciones. Este artículo inflamó el resentimiento de los alemanes. Así, fue rechazado por muchos y fue asumido como una humillación nacional por otros.

Desde la firma de este compromiso de paz aceptado bajo protesta se gestaron los sentimientos de revancha en el pueblo alemán, que en años posteriores desataron consecuencias inimaginadas.

Consecuencias del Tratado de Versalles

Las cláusulas económicas y financieras del tratado le impusieron unas condiciones muy fuertes a Alemania para que esta pudiera recuperarse después de la guerra. Debido a esto el gobierno de la República de Weimar -así se llamaba Alemania entonces- emitió más deuda y dinero.

Todo ello terminó por crear la crisis hiperinflacionaria, un gigantesco aumento de precios de productos que destruyó el bienestar de casi todas las familias en ese país.

Tal como estaba estipulado en el tratado, Alemania perdió parte de su territorio y sus dominios coloniales.

Alemania redujo su poder militar de forma inmediata. No obstante, en 1935 el gobierno de Adolf Hitler violaría los términos del tratado al crear la Wehrmacht, bajo la unificación y el reforzamiento de las fuerzas armadas alemanas.

El Tratado de Versalles puede ser visto como corresponsable de las crisis que llevarían a la Segunda Guerra Mundial, pues:

  • Predispuso a un sector considerable del pueblo alemán a escuchar a líderes ultranacionalistas que impulsaron el ánimo de revancha y la búsqueda de recuperación del poderío alemán bajo un nuevo Reich.
  • Además, la violación de los términos del tratado incrementó las tensiones entre los antiguos rivales de la guerra.

Finalmente, Alemania invadió territorios antes perdidos por causa del tratado y así en 1939 se desencadenaría la Segunda Guerra Mundial.

Marcha Nazi.
Marcha del Partido Nazi en Weimar, 1932. Crédito de la imagen: United States Holocaust Memorial Museum.

Países firmantes

La Conferencia de Paz de París que antecedió a la firma del Tratado de Versalles estuvo dirigida por líderes como el presidente Woodrow Wilson (Estados Unidos), el Primer Ministro Georges Clemenceau (Francia), y el Primer Ministro David Lloyd George (Reino Unido).

Estados Unidos, sin embargo, no ratificó el acuerdo en el senado debido a los diferentes puntos de vista entre los políticos demócratas y republicanos en Norteamérica.

Los países que firmaron el tratado fueron 33:

  • Francia, Reino Unido y Estados Unidos, sus principales promotores.
  • Bélgica, Bolivia, Brasil, Checoslovaquia, China, Cuba, Ecuador, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Liberia, Nicaragua, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, Rumanía, Estado Serbio-Croata, Uruguay, Siam y el Reino de Hedjaz, como Estados que apoyaban a las fuerzas aliadas.
  • Australia, Canadá, la Unión Sudafricana, Nueva Zelanda y la India, como miembros de la Commonwealth británica.
  • Italia, y el Imperio de Japón se adhirieron posteriormente al tratado.
  • El Imperio Alemán en calidad de vencido.

Vea también: