Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

Frank Arellano
Frank Arellano
Profesor de Historia

También conocida como la Gran Guerra, la Primera Guerra Mundial (1914-1918) fue un conflicto bélico que involucró a muchas naciones y en el cual nuevas tecnologías se emplearon con fines militares.

Esto provocó la pérdida de millones de vidas humanas y acarreó consecuencias económicas catastróficas para la mayoría de los países comprometidos en la contienda, puesto que se destruyeron ciudades, caminos y, temporalmente, el sistema productivo y comercial desarrollado con la segunda revolución industrial en Europa.

Ahora observaremos los efectos de la guerra en los países que formaron parte del campo de batalla en el conflicto más mortífero experimentado por la humanidad hasta ese momento.

1. Gran pérdida de vidas humanas

Resulta difícil calcular con exactitud el número de bajas directas e indirectas ocasionadas por la Primera Guerra Mundial. Se estima que más de 10 millones de soldados murieron en combate, y que hubo cerca de 20 millones de heridos en las batallas.

A esto se suman 8 millones de desaparecidos y otros tantos millones de muertes causadas por la guerra, relacionadas con el hambre, las enfermedades y los problemas psicológicos surgidos entre quienes sufrieron esta trágica contienda.

2. Revolución Rusa de 1917

La Primera Guerra Mundial provocó mucho malestar al interior del Imperio Ruso. La monarquía sufrió un gran desprestigio y entró en una crisis económica que contribuyó con el ascenso político de los revolucionarios bolcheviques.

Las fuerzas bolcheviques derrocaron al Zar Nicolás II y transformaron a Rusia en un Estado socialista, que luego llevó a la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Vea también: Revolución Rusa.

3. Desaparición de los grandes imperios

Al culminar la Gran Guerra se desintegraron cuatro grandes imperios: el austrohúngaro, el alemán, el ruso y el otomano. De esta forma, el mapa político de Europa y el Medio Oriente cambió drásticamente.

La separación de Austria y Hungría también permitió la creación del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que posteriormente se transformó en Yugoslavia.

La desintegración del Imperio Otomano dio paso a la fundación del Protectorado Francés de Siria y Líbano, así como también al Protectorado Inglés de Mesopotamia y Palestina.

Diversas naciones antes gobernadas por imperios obtuvieron soberanía, dando lugar al surgimiento de nuevos Estados. Por ejemplo, Finlandia se independizó de Rusia. También lo hicieron las naciones bálticas y las del Cáucaso, aunque estos últimos territorios luego se anexaron a la URSS.

Mapa de Europa, 1920.
Mapa político de Europa luego de la Primera Guerra Mundial.

4. Firma del Tratado de Versalles

La Gran Guerra finalizó con la firma del Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919. En este pacto se fijaron las condiciones para la rendición de Alemania, que se vio muy desfavorecida por sus términos.

La población alemana rechazó el tratado, su resentimiento creció con los años y luego apoyaron la llegada de Adolf Hitler al poder. Este personaje fue responsable, en gran medida, de originar la Segunda Guerra Mundial.

El Tratado de Versalles también dio nacimiento a la Sociedad de las Naciones. Esta institución se creó con el fin de evitar futuras guerras y de darle más peso a la diplomacia internacional. Aunque fracasó en su intento y se disolvió en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, fue un importante precedente de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Vea también: Tratado de Versalles.

5. Estados Unidos se convierte en una potencia mundial

Estados Unidos mantuvo su neutralidad hasta 1917. Sin embargo, ese año decidió entrar a la guerra por dos razones.

  • Alemania atacó con sus submarinos a barcos mercantes norteamericanos bajo el pretexto de que estos traficaban armamento para beneficiar a los aliados de la entente.
  • Se descubrió el telegrama Zimmerman. En este había una propuesta del gobierno alemán para motivar a México a aliarse con Alemania y atacar a Estados Unidos. Como compensación, Alemania se aseguraría de devolverle a México los territorios perdidos en el siglo XIX en la guerra mexicano-estadounidense (California, Texas, Arizona y Nuevo México).

Al finalizar la Primera Guerra mundial, Estados Unidos no sólo estaba en el bando victorioso, sino que además era el acreedor de los países aliados (Inglaterra, Francia, etc.). Estos países le debían más de 10 mil millones de dólares de la época, por lo cual el poder financiero y político de Estados Unidos creció enormemente.

Mapa alemán que muestra el área de guerra marina alrededor de Gran Bretaña. Ningún barco contaba con seguridad al navegar por esas aguas a partir de 1917.
Mapa alemán que muestra el área de guerra marítima alrededor de Gran Bretaña. Ningún barco contaba con seguridad al navegar por esas aguas a partir de 1917.

6. Ideologías políticas extremistas se popularizan en Europa

En el ambiente de crisis generado por la Primera Guerra Mundial, más personas estuvieron dispuestas a escuchar discursos radicales que prometieron solución a sus problemas. Así, en el Este de Europa se expandió el comunismo.

En Italia, el fascismo irrumpió en la escena política y, en Alemania, el partido Nazi llegó al poder en la década de 1930. Todos estos movimientos estaban en contra de las ideas liberales republicanas. La paz en Europa no se pudo sostener por más de dos décadas.

Vea también: